Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

Bala #1: Editores que la cagan, consumidores que la pagan


Sergio de la Cruz (Maestro Terrax) propuso: "Mi punto de partida es mi indignación sobre el por qué tenemos que comernos los consumidores de rol el que las tiradas de un juego sean pequeñas porque el editor no quiere arriesgar a hacer la tirada que se merece y por tanto nos tienen que subir el precio. ¿Cómo? Macho, si no quieres arriesgar no saques el juego, pero no me vengas con que tengo que pagar 30€ por un juego que producirlo te cuesta 12. (...) ¿Por qué (...) tengo que pagar más por algo que no me compete? Si estás en el negocio editorial el que tiene que arriesgar la pasta eres tú (...)".

Querido Sergio, creo que has dado en el clavo cuando aludes a la condición empresarial de las editoriales, sean empresas con CIF o entes abstractos en la nebulosa a caballo entre el autónomo y la ratita presumida. Lo digo porque es el argumento que se ha esgrimido desde al albor de los tiempos para justificar los precios, a veces excesivos, de algunos libros habida cuenta de su calidad (física, que es lo cuantificable y objetivable). El caso es que de la ecuación empresarial el rolero metido a empresario de la edición elimina automática y fulminantemente el concepto de riesgo. A ver, no vamos a culpar a la gente de no querer jugarse los cuartos así como así, pero sí de incurrir en una incoherencia palmaria al quejarse constantemente de las dimensiones de un mercado que no da mucho de sí y luego esperar a que baje el Espíritu Santo a ampliar redes clientelares. Ahí está la gracia: si quieres ampliar un mercado, tendrás que introducir tu parte de estímulo, y parte de éste pasa por asumir ciertos riesgos. Ojo, arriesgar no quiere decir tirar el dinero, sino más bien poner toda la carne en el asador para realizar una inversión a futuro, a medio largo plazo, en el que no solo tú ganes, sino el tejido que ha de sustentar tu negocio. Supongo que habrá expertos en economía que sabrán explicar esto mejor que yo, que no hago sino dar voz al poco sentido común que tengo.

Pero con esto damos con el otro problema del editor español: se conforma con nutrir su pequeña corte de complacientes amantes que no harán más que decirte lo bien que lo haces todo, si acaso vendiendo algún que otro libro en negro con ocasión de las jornadas por el "qué dirán" y ganar amor a espuertas, pero normalmente falta visión de conjunto. ¿Qué conjunto? Pues todo el entramado que va desde el pobre autor que se devana la sesera para parir algo original, como un grupo de aventuraros que tienen que limpiar un zulo de orcos (Oh, wait...), hasta los puntos de distribución, pasando por intermediarios y proveedores. Bah, con que uno vea que le cuadran las cuentas, aunque instaure un ejemplo a seguir que suponga la quiebra del tejido productivo/distributivo, bien le irá. Y así nos va, con no sé cuántas tiendas especializadas que cierran cada año y la cada vez mayor permeabilización de la actividad hacia un estrato de amateurimo que refuerza la dinamo de este círculo vicioso. Pero no nos confundamos; no se trata de apalear al amateurismo, sino de admitir lo que es: el aficionado desinformado venido a más que hace las cosas sin saber muy bien cómo se hacen. hasta ahí bien. Lo malo ocurre cuando el aficionado se cree a sí mismo consagrado y todos tenemos que apencar con su incompetencia.

Dicho esto, cabría definir los conceptos que planteas. ¿Cómo la puede cagar un editor? Pues haciendo lo que no debe, o mal lo que sí debe. Para simplificar, creo que el gran mal que nos aqueja hoy en día es la magnificación de algo que venía acompañándonos desde que yo me asomo a Internet para interesarme por lo que se cuece por aquí rolísticamente hablando: el calendario. Hoy vivimos una burbuja de falsa diversidad y empobrecimiento regidos por un dios único y verdadero: el calendario, el cuándo estará en tiendas, el llegar a toda costa, como si estar en una estantería bastase per se para que el cliente acabase satisfecho. Esto equivale a prisas, a hacer las cosas de cualquier manera, como encargar textos a toda leche y, si llegan flacos, engordarlos a base de pienso barato para llenar las páginas que procedan. Las prisas se dejan por el camino la piel del juego, la física y la moral, porque no alcanza las expectativas prometidas y se nos cae, a veces literalmente de las manos.

¿Más formas de cagarla? Pues a bote pronto se me ocurre encargar ilustraciones caras, de profesionales (o no) de alto caché, para luego vomitarlas en grises en un papel que no aguanta un entintado en condiciones. ¿Resultado? El papel de arruga, el trabajo del ilustrador se va a la mierda y tú pagas por algo que llegó en color al correo del editor y sale de la imprenta en unos tonos que quizá hubieran aconsejado un ahorro considerable de haberse encargado así desde un principio.

El caso es que esta letanía la hemos oído repetir tantas veces que nos hemos creído que es así y punto. Que un buen editor es el que edita mogollón de cualquier manera, si "total, se lee bien" y podemos poner tropecientos pdf's para aquietar conciencias. Bueno, para los que tiren de ordenador, porque los que no quieran saber de Internet (que los hay) se llevarán un chasco gordo por el precio que han pagado. En este sentido me hace mucha gracia lo que me dicen algunos iluminados: ¡qué imagen estamos dando con reflexiones y enfrentamientos como estos! Vale, puedo entender que ver un gallinero enfollonado no transmita la mejor imagen de nuestro mundillo, pero joder, nenes, ¿no es peor la imagen de un libro que llega a una superficie de venta y que da pena lo mires por donde lo mires? ¿Por qué nadie protesta por el estado de esos "embajadores", que a la postre serán nuestros representantes definitivos ante quienes son profanos? No, no conviene tirarse piedras al propio tejado, que lo hacemos por amor al rol. Señor, con todos los respetos, métase su amor por donde las dilataciones lo toleren.

Preguntas y más preguntas, a cual más incómoda; silencios palmarios o defensas airadas por la dignidad herida... Cuando cualquier sector serio sabe que solo se persevera detectando errores, definiéndolos y atacándolos. Si algo de eso se hubiese hecho, la editorial más volcada del momento no habría tenido que soltar una estela de pdf's a las horas de casi cada una de sus publicaciones.

¿Y cómo la pagan los consumidores? En principio con el bolsillo, porque eso es indiscutible (y más en los tiempos que corren en el momento en que escribo esto). Hagamos cajas, pliegues, pósteres, camisetas; juguemos a ser un gigante, acudamos a las jornadas, gastemos lo que no tenemos, compremos licencias y más licencias que luego caen en el olvido, pero, eso sí, pasemos la factura. Porque no se puede ser grande sin gastar, y todos queremos ser grandes. Total, los compradores protestan, pero al final se compran lo que les das. Ahí es donde deberíamos hacer más autocrítica como usuarios, y esgrimir las mismas exigencias con el rol que cuando vamos a una tienda de ropa y nos venden la prenda con un botón roto. Pero, claro, nos ha calado tanto el discurso de la plañidera, de lo pequeños e indefensos que somos; se nos ha estimulado tanto la vena del apoyo al rol patrio porque nos necesita, que toda esa dignidad se nos evapora y nos volvemos autómatas de buenismo militante. Pues a mí que me digan cómo se puede ser una editorial seria y potente y recurrir a la par del discurso lastimero, repetido hasta la vomitona, para despejar responsabilidades.

Y, para que las lloronas no digan que no soy constructivo, repetiré aquí un esbozo que se me ocurrió en una entrada de José Valverde, quejándose de algo que viene a cuento de lo aquí expuesto. Propuestas para airear este cuarto cerrado y endogámico:


- Conocimiento de la legislación del medio: qué podemos y no podemos hacer conforme a la ley del libro, derechos de autor, protección de datos, etc. Aquí montamos concursos a la limón y nos arrogamos derechos sobre proyectos presentados sin ningún miramiento por el entorno legal. Vendemos en jornadas directamente, probablemente en negro, manejamos como nos da la gana el reciclaje de ilustraciones en diferentes libros y lanzamos mailings a las tiendas que no nos conocen sin complejos, cuando es de dudosa legalidad. 
- Diseño de producción: aunque parezca mentira, existen muchas alternativas al típico manual a dos columnas. Cualquier editorial "seria" sabe hallar el perfecto matrimonio entre las exigencias de un texto con el formato. No todo tiene que ir en cajas, no todo tiene que ser pequeño y barato o grande y caro; no todo tiene que ser en color o en blanco y negro. Y ya ni os cuento encargar ilustraciones a color a profesionales "caros" para luego imprimirlas en grises. 
- Relaciones profesionales: me gustaría saber cómo son los contratos de las editoriales aficionadas y en qué medida pagan en negro a sus colaboradores. También creo que es pernicioso que sigamos trabajando con el friki de al lado que escribe o dibuja más o menos bien porque no podemos pagar a un profesional de verdad. Si no puedes, no te metas en esto. Así de fácil. ¿Os imagináis un tipo que quiera montar un restaurante y se pase por el forro las normativas y tire de abuela, primo y vecino aunque no sepan freír un huevo porque sencillamente no puede permitirse un cocinero? Chicote al rescate. Y con las imprentas también hay que saber relacionarse, cómo, cuándo y con quién entrar en máquinas, qué máquinas, etc. 
- Apuesta y plazos: no puede ser que nos rijamos por las modas, como la preventa o el CF, y no adoptemos un modelo fiable de producción. Creo firmemente que toda empresa ha de conllevar un componente de apuesta y ruptura de barreras. Eso pasa en todos los sectores que evolucionan a base de riesgo e inversión. Si quieres ser "empresa" y no arriesgar, te confundes de oficio. Deberías ser funcionario, y ya ni eso. Por otro lado, las prisas. Aquí vivimos con la obligación de sacar, sacar y sacar, por la obsesión de unos aficionados voraces que no entienden que se puede funcionar con paso más seguro y más tranquilo. Así te ahorras sustos de cajas mal hechas, glasofonado que se pela o erratas que se detectan el mismo día que se recibe el producto en almacén.

Así pues, querido Sergio, espero que tu pregunta sea más retórica que otra cosa, porque esto no se arregla hasta que haya un cambio serio de mentalidad. Hará falta, como poco, que empecemos a asumir la crítica como medio de mejora, que nos critiquemos a nosotros mismos y nos convenzamos de que las vacas sagradas no existen, y menos si su única condición para serlo es un día del calendario señalado con el rotulador. Y todo, créeme, es compatible con jugar más (o menos); que pensar y respirar a la vez no cuesta tanto. Y te propongo la primera reflexión: asumir que vivimos una burbuja que nos va a estallar en las narices, si no lo ha hecho ya, de complacencia cada vez más anquilosante y empobrecedora. Y, de propina, propongo que hagas (hagáis) el ejercicio de decir tranquilamente a la cara de los demás que algo os parece una mierda cuando te lo parezca. A lo mejor, a pesar de la corte de lameculos militantes, una voz discordante desencadenará un pequeño milagro en esos "caballeros españoles" que guían con mano firme el rol en nuestro país y parte del extranjero.
Bala #1: Editores que la cagan, consumidores que la pagan Reviewed by Omar El Kashef on 21:45 Rating: 5

19 comentarios:

Jon Perojo dijo...

Buena entrada. De doble filo, como siempre.
Me quedo con lo último, lo de "decir a la cara de los demás que algo os parezca una mierda cuando te lo parezca". Buena frase.

Nebilim dijo...

Amén.

El mercado actual, cabe destacar, está sostenido sobre los aficionados. Se esperan que seamos nosotros los que hagamos la promoción y creamos material para sus juegos (y compremos toda su mierda). Cuando cambie éso, otro gallo cantaría.

Fidel Leon dijo...

me alegro que alguien sea capaz de poner por escrito las miserias del gremio ,
va a doler, pero espero que los aludidos en vez de mosquearse y dedicarse a defenderse , ocupen su tiempo y energías en intentar editar de tal manera que, algún día, tengas que escribir un articulo alegrándote de lo bien que trabajan

dicho lo cual, me temo que eso no pasara :(
suerte

SaReVoK dijo...

Uff, yo no lo tengo tan claro como tú. Obviamente no hay que callarse una opinión, ni dejar de hacer una mala crítica cuando se tercie, pero como colectivo (¿realmente lo somos?), no creo que la crítica como sistema sea muy saludable.

No nos engañemos, no somos un gran mercado aunque antaño lo fuese o lo pareciese, y poca gente puede permitirse vivir de esto. Con esto no quiero decir que todo este permitido, yo también opino que algunas editoriales deberían tener más cuidado con algunas cosas, pero de ahí a compararlas con un negocio serio, es en la mayoría de los casos esperar demasiado.

De todas maneras, esto como todo, es capitalismo puro y duro. Si la editorial más volcada del momento puede permitirse sacar material con erratas (como en tantas y tantas cosas) y le va bien porque nadie es capaz de competir con ella, pues la cosa seguirá así. Un mercado mejora cuando existe dura competencia, y aquí no creo que la haya mucho.

Anda que no molaría que hubiese varias editoriales punteras que se peleasen por las estanterías de las pocas tiendas frikis que quedan y los debates fuesen otros.

David Lanza dijo...

Sensacional entrada ^^

Terrax el Maestro dijo...

Me doy por satisfecho con la entrada y me alegra que mi propuesta haya sido la primera bala en salir del tambor.

Y sin más dilación, a compartir :)

Athal Bert dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Avatar dijo...

Es una pena que hayas borrado el comentario, Athal, me he reído mucho y te iba a contestar :p

Jose Valverde dijo...

Cada vez compro menos rol español y eso me preocupa, Pero es que empieza a ser una ruleta rusa el hacerlo. De los últimos 20 libros que he pagado, 4 eran de la peninsula y de los cuales uno ha sido una decepción a nivel editorial y otros dos aun no me han llegado despues de 2 meses...Para echarse a llorar.

La solución no la sé pero se intuye claramente que pasa por una mayor profesionalización del sector, que en mi caso demando. No quiero acabar haciendo mi manual para mi mesa y alejandome del rol español pero viendo lo que veo y lo que me cuesta...

Despues de estos últimos dias en el G+, a raiz de un comentario sin pretensiones, he entendido claramente que aqui hay un problema y lo demuestra la extrema sensibilidad con la que responde la afición a debates como este. En todos los sectores se cuecen habas pero en ninguno esta mal visto que se debata sobre las empresas suministradoras y de las que somos consumidores. Aqui si y leerlo en tu post pues lo deja más clarito como otro problema capital del sector.

En fin, una alegría que hayas vuelto y pese al exceso de puyas que me han ensombrecido la calidad de la tesis que expones solo puedo darte las gracias por leer una voz crítica como la tuya.

Despues de tu leer tu magistral articulo me voy preguntandome ¿Qué pasaría si este tipo de artículos fueran la norma y no la excepción?

PD: Sigo buscando info sobre el Método editorial rolero correcto, que me dejaste KO cuando lo expusiste.

Athal Bert dijo...

la primera lectura me dio la impresión que generalizaba sobre la afición, una segunda ya no, y escribí el mensaje diciendo que no se podía generalizar sobre la afición en base a impresiones de internet.

Athal Bert dijo...

era tarde y luego me dio palo matizarlo...
También decia que estaba de acuerdo en muchas cosas... (ahora es demasiado pronto para mi... me acabo de levantar)

Mulko dijo...

Llevas toda la razón en tu artículo, no se debe pagar precios desorbitantes por un producto de mala calidad y no hay vuelta de hoja. Luego cada cual que haga con su dinero lo que quiera, pero es una verdad como un templo que si compro un dvd y no se ve bien, vuelvo a la tienda y me como al dependiente como no me de una copia en buen estado.

Pero dentro de la profesionalidad dejas a parte el tema de los plazos. Dejas como un mal menor el no cumplir con una agenda, cosa que también veo muy mal. Alguien profesional cumple con agendas anunciadas.

Que conste que no defiendo a nadie, más bien ataco a todos. Por unas cosas u otras no hay ninguna editorial rolera española de la que no tenga quejas.

Aras Tremandur dijo...

Hola!!

Me he puesto a poner en letras mis pensamientos y era demasiado largo para exponerlo en un comentario y quizás mejor darle un par de vueltas.

Como siempre me has hecho pensar y si bien, hay cosas que remarcas que son así, la marca de la casa lo desmerece un poco... pero eso va en el pack.

Yo brevemente quiero incidir en dos cosas: calendario y calidad.
Es algo que se está repitiendo, o me lo parece. Yo conozco un par de facetas de la vida empresarial y el mayor esclavizador de la estructura actual es el Calendario y su secuaz es el hype (no se cómo castellanizarlo). Pero no nos malinterpretemos, no, el hype per se no es malo, lo malo es la falsa sensación de terminado que da y eso lo fomentamos TODOS los consumidores. En el cine, ver un trailer que te presenta una peli para dentro de 6 meses, en vez de tomarlo como "mira que bien, algo que ver" lo asumimos como "Joder, 6 meses" (me ha pasado con la última de Star Trek). En los videojuegos igual, sale un viedo teaser y los que les gustan babean literalmente y se leen comentarios de "me estoy comiendo los muñones", en vez de "que bien, avanza...". Así que si en la industria del ocio ocurren estas cosas ¿cómo narices esperáis que no ocurra en el rol?. Todos nos volvemos ávidos y ansiosos por saber cosas de nuestros juegos favoritos, también estamos ávidos de novedades, pero creo que lo peor de todo es que esa avidez da pie a que el Tirano calendario aparezca y que todos se agarren a el como legítima exigencia.

Y esta tiranía genera siempre errores en la producción, sea cual sea, que pueden ser subsanables o no. En en caso de libros, da lugar a una disminución de la calidad porque las erratas que se escapan o la calidad final del libro se ve empañada por miles de razones (libros desmontados, papeles que no aguantan, erratas en pantallas o contraportadas...) Todo esto, es culpa de las personas que se deben encargar que el producto llegue a las estanterías, es decir, correctores, autores, editores e impresores. Si Tirano está ahí, la comunicación entre todos es defectuosa y pasa lo que pasa, que después toca dar la cara. Y la gente da la cara... pero recordad, que aunque la culpa inmediata sea de ellos, la culpa final es de TODOS, unos por presionar y otros por correr antes de andar.

Pero es que si se considera que Tirano Calendario no es mi dueño, se puede llegar a una situación de stand by muy peligrosa. Toda empresa depende de sus clientes y si los clientes son los consumidores finales, dejarlos sin visión puede ser muy peligroso. La ventaja es clara, sin Tirano a la vista, no hay hype, y sin hype si hay calidad... pero, una cosa es buscar la calidad por calidad y otra es buscar la calidad teniendo siempre a la vista el calendario. Un ejemplo muy claro: Un conocido ya no va a comprar Roma de Ludotecnia, tiene los dos primeros pero Roma y el resto ya no lo va a comprar porque se ha fallado demasiadas veces para su paciencia en el calendario. Se que le encanta y se lo voy a regalar, pero es un cliente descontento por algo muy grave... y eso es peligroso porque es pérdida de renombre, algo que cuesta muuucho conseguir.

Y ahora yo me culpo de generar hype, si, es verdad, con las entradas en el blog del proyecto que estoy desarrollando, creo que fomento ese hype. Mi intención no es esa, sino dar información, sobretodo eso, información del estado de producción, de datos curiosos y posibles problemas que puedan aparecer, de dudas... intento informar, pero se que esto puede generar ese hype y ya me he encontrado personas que preguntan por su salida a las tiendas. Mi respuesta: cuando esté preparado... y ese es otro riegos que estoy corriendo, y lo se... por eso tengo calado de reojo a Tirano.

Un saludo.

Mr. P dijo...

Pues yo me quedo con la sensación de que, o no he entendido el artículo, o no lo ha hecho la mayoría de la gente...

Puyas a parte, que sí, las habrá, entiendo el escrito como un análisis de las cosas que se hacen mal y sobre las diferentes posibilidades de mejora... Sin embargo, veo reacciones de defensa a un supuesto ataque personal y obvio a DIFERENTES editoriales, según quien escriba. Veo búsqueda de culpables y disculpas ante los errores que, si bien puedan tener sus orígenes más o menos controlables, errores son. He visto también un argumento TAN pobre como "se habla de lo malo, pero no de lo bueno"... ¿En serio? ¿Alguien puede explicarme ese argumento? ¿Cual es el aporte de lo "bien hecho" a la hora de mejorar más allá del regodeo puro y duro?

Bajo mi punto de vista, para mejorar hace falta, primero, reconocer que ALGO se hace mal. Respuestas como esa, niegan rotundamente el mínimo interés en analizar el fallo...

Como leo en el artículo, todo depende de un cambio de mentalidad que dudo que llegue...

MrFogg dijo...

He leído el artículo un par de veces y no acabo de entenderlo.
Que la calidad de lo publicado en España es mala y el precio excesivo? Pues no lo compres y en paz. Que piensas que puedes hacerlo mejor? Pues ánimo y a por ello. Si la competencia es tan mala y tu trabajo tan bueno trinfarás seguro.
En mi opinión la calidad en general de lo publicado en España es pésima, y las traducciones mucho más caras que los originales. Hace mucho que no compro rol en español por esos dos motivos.
Hace muchos años no tenías más remedio que tragar con las ediciones españolas aunque no te gustases, porque acceder a material en inglés era misión imposible si no vivías en Madrid o Barcelona. Recuerdo las portadas horrorosas de ciertos juegos de Joc Internacional, y las notas del traductor de la Llamada de Cthulhu, tan cargantes como innecesarias.
La cuestión es que ahora puedes comprar cualquier módulo o reglamento en su idioma original, tenerlo en casa en poco más de una semana y por el mismo precio, o incluso menos, que su edición española.
Si los consumidores tragan con productos mediocres y mal terminados, allá ellos. El feedback definitivo está en sus manos, no volver a comprar.
Una reflexión final que me viene a la cabeza es que la falta de profesionalidad y de proyectos serios y de calidad es que el mercado es tan pequeño e insignificante que no ofrece perspectivas de beneficios interesantes. No sé, a lo mejor nos creemos que somos más importantes y numerosos de lo en verdad somos.

Bulldozzzer dijo...

Hace mucho tiempo que no me paso por aquí, pero he de decir dos primeras cosas: Que siempre estás igual, y que esto está mu negrooo XD. A colación de ésta última pido disculpas por adelantado si escribo algo indescifrable, porque ahora mismo veo todo doble si no triple después de leerme la torrijada del maestro Avatar.

Dicho esto paso a la acción. No sé lo que entiendo de lo que has escrito, pero voy a preguntarle a mi cerebro para ver si me da alguna pista, porque me pierdo.

Lo primero es expresar mi total discrepancia por lo expuesto por el Maestro. Mi opinión es bien sencilla: Frente a existir algo a un precio exagerado y que no exista prefiero irremisiblemente lo primero; aunque otra cosa es que quiera pagarlo. Así pues la conclusión es que el editor elige no arriesgarse, con lo que no le va la vida en la aventura editorial y yo puedo elegir si lo quiero en la lengua de Cervantes, La de Shakespeare, o ninguna. Y como aquí nadie tiene poderes para transmutar la realidad de las cosas, es lo que hay, ya que para mí la solución siempre pasa por lo mismo, hay que hacer que el rol salga del gueto y se convierta en un bien de consumo al uso (con sus buenas y malas consecuencias) como lo puede ser en USA; ahora bien, harina de otro costal es el ver cómo.

Siguiendo adelante, me cuesta entender algunos de tus argumentos porque los apelativos de ratita presumida y demás, para mí que van impresos en un conocimiento de causa del que no participo, no me dicen nada claro de a quien o quienes te refieres (en algún que otro caso sí), y supongo que será por andar desconectado del universo que no me acabo de enterar, pero va, me voy al grano de lo que creo que entiendo: no te gustan los mecenazgos, ni que halla gente (amateurs) que pretendan hacer las cosas de un modo diferente (no entraré en zarandajas legales o morales y diré simplemente diferente), y no entiendo el porqué. El movimiento es movimiento, la nueva oferta es nueva oferta, y si el pasar por el aro de la convencionalidad, esa que se nos viene impuesta por los modelos empresariales, implica que se vea diezmado el producto o que simplemente no surja... prefiero caminos alternativos a los ya enquistados, porque si los hay que los buscan por algo será. Las cosas suceden por razones, y en este caso todos las conocemos. Si estuviéramos en USA este debate no existiría. Todos los que tuviéramos una idea iríamos a una editorial a ver si gusta y de ser así se imprimiría a espuertas porque hay un mercado que puede soportarlo, pero aquí está el rasero del querrán-no-querrán, el de será suficientemente rentable o no lo será, y encima si se publica olvídate de ver un duro. Pues lo siento, yo, pese a quien le pese y poniéndome en tal situación, consideraré todas las opciones dentro de mi alcance para poner mi hipotética obra en valor, porque hay una diferencia entre hacerlo por amor al arte, y hacerlo por amor al arte y sacar cuatro durillos, y además quien sabe, si te envalentonas y decides que puedes, pues lo mismo te metes más a saco y después de un tiempo estás haciendo las cosas de otra forma más convencional y suertudamente establecido como uno más. ¿Y que tienes con el mecenazgo/preventa/crowdfunding? Si los tiempos cambian o la coyuntura no permite ir por otros vericuetos, ¿mejor acudir a eso que a nada no? Esto es reiterar.

Bulldozzzer dijo...

Hay algo que no entiendo y hasta me hace gracia, como lo de apencar con la incompetencia del amateur. Yo no sé en que mundo vives tú (lo digo con cariño, que conste), pero yo no paro de apencar constantemente con la ineptitud ajena, la cual está en todos los espectros y estratos de la vida, así que para seguir apencando con la ineptitud de pretendidos profesionales (como digo, en todos los putos campos dede el frutero al directivo y pasando por el teleoperador) apenco con los de un amateur que muy probablemente halla mimado su obra hasta niveles que para muchos empresarios sería jodida cicia-ficción.

De todas formas y como digo, tus generalizaciones son a veces difíciles de seguir, porque en lo que atribuyes, entiendo al amateurismo ("estantería bastase per se para que el cliente acabase satisfecho. Esto equivale a prisas, a hacer las cosas de cualquier manera, como encargar textos a toda leche y, si llegan flacos, engordarlos a base de pienso barato para llenar las páginas que procedan. Las prisas se dejan por el camino la piel del juego, la física y la moral, porque no alcanza las expectativas prometidas y se nos cae, a veces literalmente de las manos"), me suena más a lo tradicional, osea: TSR, White wolf y sucedáneos y sus miles de manuales sacacuartos y deleznables escritos para rellenar estanterías, vaciar bolsillos y ya de paso proclamas de excreciones diversas.

Sobre lo de no meterse por no pagar a un profesional y hacerlo al friki de al lado, creo que es una opción como otra cualquiera. Como digo hay muchos pretendidos profesionales en todas las profesiones que apestan, con lo que lo de la profesionalidad no sé si queda en un título, una idea o un sentimiento; y que además, quien sea que edite la obra, sea suya o del amigo, sabrá qué cosas quiere hacer y como quiere ser criticado o recordado. Si el resultado es una mierda, y la gente lo sigue comprando, pues está claro, blanco y en botella: la gente quiere mierda.

Eso era todo lo que tenía que decir. Para terminar diré que, a sabiendas de que tendrás en más estima la relación que te une a tus amigos ópticos que la que te impulsa a escribir en el blog para que te leamos, te pediría que o bien rebajes el contraste, o bien escribas post de cinco líneas (que es justo el máximo antes de sufrir efectos psicotrópicos oculares)

¡Saludos y felices ojetes a todos!

Avatar dijo...

Habló el que escribe comentarios más largos que la entrada XD (te lo digo con cariño también).

Quizá tendría que cambiar el contraste para que leyeses más tranquilamente, que últimamente el rollo de entender lo que escribo está demasiado cotizado XD

Gracias por pasar ;)

Surien dijo...

Secundo lo del contraste!!! Yo directamente pondría fondo blanco, sin mariconadas. Que el negro queda muy guay pero ufff ahora mismo mis ojos están haciendo flúflúflú. Por suerte el artículo me lo leo con un reader, pero los comentarios no me los pilla. xD.

Por lo demás, estoy bastante de acuerdo con casi todo lo que dices, lo único que me sobra son algunas alusiones a cosas sobre cosas demasiado personales (me refiero a cosas que el común friki no tendría porqué saber), vamos que se agradecerían ejemplos aunque sean sin nombres, pero supongo que será política de la casa nombrar sólo el pecado y lo respeto.

Ala, ánimo, ¡ya estoy ansioso por encajar la siguiente bala!

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.