Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'99 ataúdes', de David Wellington


La segunda lectura de estas pasadas vacaciones ha sido '99 ataúdes', segunda entrega de la serie Vampire Tales, de David Wellington. Tras leer el primer volumen tuve claro que se trataba de una lectura ligera, sin pretensiones, pero lo suficientemente bien armada como para acelerar el paso del tiempo, y más si éste es ocioso.

'99 ataúdes' sigue la historia de la agente Caxton, pupila involuntaria del agente Arkeley, una leyenda viva por haber sido el único ser humano capaz de destruir a un vampiro. La trama la arrastrará a Gettysburg, donde un equipo de arqueólogos locales ha descubierto una cripta con noventa y nueve ataúdes en cuyo interior hay, perfectamente conservados, otros tantos restos de vampiros. Caxton intenta rehacer su vida tras los traumas de la anterior aventura, pero los acontecimientos y el propio Arkeley no le dejarán un solo momento de suspiro. Si un solo vampiro es capaz de matar a docenas de personas en una sola noche de la forma más despiadada, la perspectiva de un centenar es capaz de helar la sangre del cazador de vampiros más duro.

En este libro se amplía ligeramente el arco explicativo de la historia de los vampiros en Estados Unidos, solapando la narración del relato con documentos y diarios personales de la Guerra Civil, que nos dan a entender que estos seres hay poblaban el mundo en aquella época y eran conocidos por sus coetáneos. De hecho, tuvieron cierta participación en la propia guerra con el denominador común de Malvern, una de las vampiras que aparecen en '13 balas', le primera entrega de la serie.

La narración, como nos tiene acostumbrados Wellington, es rápida y no se detiene en artificios; puede que demasiado plana para un tema que se ha prestado a mucha más poesía en otras plumas. Pero lo cierto es que el autor nos sigue presentando una versión vampírica mucho más dura y brutal de lo que nos tienen acostumbrados los tópicos literarios y cinematográficos. No sé si por eso o por su quizá limitación narrativa, el caso es que el libro sigue una tónica sobria y lineal (con la salvedad de la inclusión de diarios entre capítulo y capítulo) que va al grano, pecando quizá de algunas redundancias de concepto cuando el lector avispado solo necesita una pista a seguir.

Hay que decir que el nivel baja un poco con respecto a la primera entrega, deleitándose en demasía en situaciones de acción y provocando que echemos de menos un poco más de revelaciones intestinas sobre el mundo paralelo de los vampiros. Es uno de esos casos en los que crees ver un destello en la historia que luego el propio autor desaprovecha para centrarse en aspectos más "espectaculares" y manidos. Sí, se echa de menos más sustancia, aunque se aprecia una evolución personal de la protagonista muy marcada.

En el haber de Wellington está su aceptable capacidad de dejar al lector con ganas de empezar a leer el siguiente capítulo una vez consumido el anterior y que satisface sobradamente el enfoque lúdico y en absoluto pretencioso de su obra. También el hecho de apostar por una versión del vampirismo mucho más dura, animal y aterradora, prácticamente en las antípodas de los arquetipos del género. Con todo, y dado el final del libro, que da un giro considerable a la relación entre los protagonistas, seguiré con la serie a ver qué nos depara. Pero lo más probable es que me espera a que vuelva a llegar el verano.


Mi valoración:
'99 ataúdes', de David Wellington Reviewed by Omar El Kashef on 11:08 Rating: 5
Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.