Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

Juega, pero no "polemices"




Los jugadores de rol somos una especie de lo más curiosa, cada vez estoy más convencido, y más desde que estoy flirteando con el toro desde el otro lado de la valla. Para mí es innegable que nos cubre un manto de buenismo que es como una moneda de dos caras, brillante y lustrosa por un lado y ennegrcida y bituminosa por el otro. Yo mismo me he topado con manifestaciones de ese buenismo, el mismo que impele a sus usuarios a sonreírte a la cara, alabarte y agasajarte al tiempo que por otro lado te leen la cartilla sin que siquiera estés de cuerpo presente. No me voy a quejar de eso, porque va en la "nómina", que decía aquél, y es muy español. Yo, que tampoco soy un santo, al menos procuro rectificar mi acervo cultural heredado diciendo a la cara, desde este mismo espacio, lo que me gusta y lo que no, siempre de la obra, no de su arquitecto (salvo que el arquitecto se empeñe en ser su propia obra, claro).

Sin embargo, uno de los parámetros de esta dualidad que más me llaman la atención es que los roleros nos pasamos la vida quejándonos, lamentando que nos hacemos viejos y de que el formato de nuestra afición no evoluciona al paso de los nuevos tiempos y las nuevas generaciones, mirando a los "profanos" por encima del hombro, compadeciéndolos porque no saben lo que se pierden. Pero a la primera que se nos presente una posibilidad de reflexionar sobre el tema, de buscar los problemas para hallar la soluciones, nos ponemos el chaleco antibalas y cubrimos la reflexión con el poncho de la polémica antes de mirar para otro lado, como si vernos las vergüenzas, que las tenemos como virtudes también, nos diese alergia. Yo pienso que no podemos estar en misa y repicando, a saber, que no podemos estar lamentando y luego dejar a la providencia arregle una situación que coincidimos en que es mejorable o, lo que es lo mismo, pretender que la casa esté limpia barriendo siempre debajo de la alfombra. Se me saltan las espitas cuando oigo eso de "más jugar y menos hablar". Pues qué queréis que os diga, yo preferiría hacer las dos cosas a la vez, y de paso desmentir el tópico genérico que nuestras novias nos echan en cara con una sonrisa picarona antes de enmendarse con un beso. Porque, amigos, reflexionar no es polemizar salvo para quien acumule tantas vergüenzas que le joda que se las aireen, y reflexión es lo que hace falta para que un sector, de cuya crisis endémica nos quejamos, levante la cabeza alguna vez.

Entonces, ¿por qué nadie se anima a hablar sin tapujos de los qués, los cómos y los quiénes que podríamos reformular? Yo pienso que se debe a que tales reflexiones implicarían decir a más de un amigo (o "amigo") lo que en realidad pensamos, versión que probablemente no le guste nada y entre en colisión directa con el buenismo del "aquí no pasa nada mientras articulemos el discurso del mártir sacrificado". Yo mismo he caído alguna vez en ese discurso y me he conjurado para solucionarlo lo antes posible. Pero sí que pasa algo. Abogamos por remar todos a una, por aunar fuerzas y servir a la causa común, pero luego nos vendamos los ojos a una realidad no por más ignorada, menos persistente: la de de los amigos en los que nos apoyamos y luego olvidamos desde la condescendencia, la de criticar que otro se defienda en su casa como uno mismo ha en la propia al tener que lidiar con los mismos toros y la de confundir deliberadamente el producto con sus artífices, aplicando el menoscabo sistemático porque sencillamente no nos caen bien (como le dije a Velasco en su blog, me preocuparía tal cosa el día que vendamos actitudes en vez de libros, a lo que añado: porque entonces esto sí que se habrá convertido en el coño de la Bernarda, que diría mi madre). Es la realidad del gueto mental en el que se han encerrado algunos montaraces que luego menosprecian al compañero que ha conseguido trascender lo aficionado para tratar su obra desde una óptica que le permita soñar con ese tabú que es escribir profesionalmente. Es una realidad dura, mezquina y falsa que convive con las mejores virtudes. Humana, en definitiva, como cualquier escalera de vecinos. Lo alarmante es que sigamos empeñados en meter la cabeza bajo la tierra para fingir que no existe.

Lo malo de enunciar el problema sin prestarle reflexión alguna es que, de tanto repetirlo, se convierte en una letanía, en un hecho consumado que acaba formando parte del lienzo sobre el que nos articulamos y, por ende, permanece irresoluto, como las estampas del niño hambriento en el telediario de la tarde. ¿Quién se atreverá a tratarlo como es debido aun a riesgo de que el cúmulo de los políticamente correctos se le echen encima con la retórica tramposa y cobardona del troll de medio pelo? ¿Hay voluntarios?

Estas cosas empiezan con planteamientos sencillos. Antonio Polo reflexiona sobre el asunto en su blog y da pistas interesantes del camino que podríamos seguir, pero para mi gusto no acaba de entrar a matar. Lo deja en un "Juega, juega y juega", como se ha venido haciendo hasta ahora y ya vemos el resultado: nos queremos mucho, acudimos a todos los eventos, pero no aumentamos las tiradas (y supongo que eso se deberá a que no vemos que aumente el público de nuestros productos), seguimos vendiendo resmas a precio de enciclopedia y volvemos al ciclo de que no vendemos. Yo creo que cuando te juegas el tiempo y el dinero en una publicación ambiciosa, no puedes permitirte quedarte en la anécdota. Yo querría que mis juegos, sobre todo si con de generosísimas proporciones, acabado y ambición, tuviesen el recorrido más largo y saludable posible, a ser posible no tan cerca de las jornadas y sí más de las casas, los parques y los campamentos de verano y que no dependiese sólo de la ilusión, sino de la solidez del entorno. Vemos cómo evoluciona el ocio a nuestro alrededor, hablamos de competir con las consolas, con las pelis de adolescentes y reclamamos que los profanos nos descubran, pero no salimos de las jornadas a las que van los de siempre, en definitiva, no nos adaptamos ni nos transformamos.

Yo niego la mayor. Creo que merece la pena esforzarse por subirnos al mundo, pero desde el esfuerzo activo, no a la espera de que levanten una piedra y nos vean. No podemos quejarnos de que el aficionado potencial ha cambiado, ha rejuvenecido al igual que han cambiado sus intereses, sin estar dispuesto a pasar por un cambio y una adaptación absolutos. Ya sea por la reformulación de las claves del rol o mediante el aprovechamiento de las sinergias (como las adaptaciones de juegos de consola, series o películas al rol) alguien debe animarse a dar un paso hacia la frontera de lo desconocido. Diversificación, sí, como dije en otra ocasión, pero no de producto, sino de target. ¿Por qué no diseñar una línea de juegos para críos de 5 a 10 años? ¿Por qué no abrazar las nuevas tendencias y la muldidisciplinaridad en vez de persistir en las fórmulas de siempre o la urgencia por clonar el pasado? ¿Por qué no orientar esfuerzos editoriales que experimenten con el formato y las herramientas disponibles? Si no puedes llegar a los niños, inténtalo con sus padres, sus maestros o los monitores de las actividades que se llevan a cabo todos los años por todo el país. Cualquier cosa es mejor que no hacer nada y entristecerse por lo fragmentados que estamos. No hace falta ser un cuerpo con la mente colectivizada, sino que eclosione una iniciativa que crea de verdad en lo que hace y piense más a largo plazo y entienda que, debajo de la ilusión que pueda tener todo aficionado, el rol entraña una actividad económica que hay que abordar con sobriedad, conscientes de las limitaciones de uno mismo y su entorno (a ver, no vamos a arriesgar por arriesgar, ¿no?). Esto daría para otro debate, como que el riesgo es proporcional al premio final (y al batacazo), pero que sin él, en todo caso, seguiremos como estamos, por mucho que afloren clubes, asociaciones, jornadas y eventos y rehuyamos la reflexión, menospreciándola como polémica simplona.

Sólo digo que una vez formulé un discurso parecido reclamando la mera alternativa de libros de rol de bajo coste y calidad razonable. Hoy puedo decir con orgullo que es una realidad muy palpable, hasta en León, donde parecía que no llegaba nada.

Ahí va otro guante. ¿Algún voluntario?
Juega, pero no "polemices" Reviewed by Omar El Kashef on 15:53 Rating: 5

36 comentarios:

Velasco dijo...

Me temo que no es un problema exclusivo al mundillo del rol sino una consecuencia directa de internet y la democratización de los medios de comunicación. Ahora mismo cualquier analfabeto (como yo mismo) tiene a su alcance una plataforma desde la que puede hacer muchísimo ruido. Ponte a mirar páginas de restaurantes y ya verás lo que son puñaladas.

Milán dijo...

Me ha llamado mucho la atención lo siguiente: ¿Por qué no diseñar una línea de juegos para críos de 5 a 10 años? ¿Por qué no abrazar las nuevas tendencias y la muldidisciplinaridad en vez de persistir en las fórmulas de siempre o la urgencia por clonar el pasado? [...]

Pregunto desde mi ignorancia ¿no será que el rol, por muchos esfuerzos que se hagan es y seguirá siendo un género minoritario, que directamente al resto de la sociedad no le interesa?

En lo personal, no soy aficionado al rol y pese a que es algo que respeto profundamente y puede resultar divertido, no creo que me comprase ningún juego por bueno, bonito y barato que fuese.

Como con todo, hay cosas con las que se conecta y con las que no, supongo que en lo referente al rol, es un género más complicado y que conlleva un esfuerzo que no todo el mundo está dispuesto a hacer.

Quim dijo...

En este sentido, me he ofrecido a ludotecas para dar cursos de rol a los monitores: No les interesa (o mejor dicho, no les interesa lo suficiente como para asignar presupuesto a eso). Una lástima.
También lo intenté con créditos de libre elección en las universidades: pero llegó Boloña y me jodió el invento :P (sigo intentándolo).

Loren dijo...

¿Y qué esfuerzo conlleva el poder jugar a rol? Porque el esfuerzo verdadero recae en el director de juego, sobre todo. Los jugadores tienen también su parte, pero la tarea es mucho más fácil.

¿Porqué el rol no le interesa a la sociedad? ¿Acaso lo ha mirado con detenimiento, o venimos arrastrando ya desde hace décadas el típico "es para frikis" o "juego de asesinos"? Se juega/usa/habla de lo que se conoce, y yo personalmente considero que la sociedad no suele tener mucha idea de lo que es el rol y de las cosas que puede aportar.

Cada día que pasa nos acomodamos más en el ocio rápido, aquel que no tiene esfuerzo, y por ende, ofrece la misma recompensa proporcional al esfuerzo que se le aplica (la ley de la palanca, vamos). Creo que nos estamos volviendo extremadamente vagos.

El mismo esfuerzo se puede hacer jugando a rol, no hablo de dirigir, sino de jugar. Ya me dirás, Milán, el esfuerzo de sentarse en una partida prefabricada, personaje hecho, historia enlazada, y ponerte a hablar y dirigir tus acciones como jugador, implicarte en la historia en la medida que buenamente puedas. Es el mismo tipo de esfuerzo que puede aplicarse a por ejemplo, 10 horas de juego de rol de consola u ordenador. O salir de copas toda la noche (y tirarse todo el día siguiente durmiendo). Son sólo ejemplos, yo no pretendo criticar los gustos de cada uno.

Pero es cierto que hay cosas que la sociedad rechaza ya por sistema, y nunca estará de más el fijarse en las cosas para ver si siguen igual, o realmente han estado ahí y nunca nos hemos dado cuenta del valor que podrían llegar a tener (mucha gente se engancha a un vicio nuevo cuando creía que era basura).

Un saludo.

Milán dijo...

Totalmente contigo Loren, el ocio rápido es lo que está a la orden del día y la vagancia está ganando por goleada.

El esfuerzo del que hablo es el mismo que se tiene que hacer para ver una película más enrevesada, escuchar una música más compleja o leer un libro ambicioso. Todo son formas de ocio que implican un "esfuerzo" por parte del público.

Gracias por tu respuesta, una buena reflexión.

Avatar dijo...

Velasco: has dado en uno de los puntos clave de mi argumentario, salvo que yo lo suelo llamar "amateurismo". No es que tenga nada en contra, sino que considero que los aficionados estamos para unas cosas y los profesionales para otras. Lo malo es que en el rol, la línea divisoria a veces no existe. En todo caso, asumo mi parte en esa "democratización de los medios" ;)

Quim, tu esfuerzo es loable, pero nunca saldrá del terreno local mientras sean los aficionados quienes hagan el trabajo a las editoriales. Admito que podemos hablar de fragmentarismo en la afición, pero con las pocas editoriales que hay es una pena que ni una se esfuerce una décima parte fuera del circuito como lo hace dentro.

Milán, tienes mucha razón, a mucha gente el rol se la trae floja. Yo soy el primero que me abochorno en cuanto noto que se o quiero meter a un "profano" por los ojos. Pero partimos, como dice Loren, de un handicap de partida: mala fama e ignorancia ajena. Difícilmente puedo admitir que estamos como estamos porque damos igual cuando lo cierto es que sencillamente no se nos conoce. Y no se nos conoce porque no salimos del terruño (la jornada, el club y la mesa de casa). Repito: son las editoriales las que deberían crear las oportunidades de dar pasos fuera de la nevera. Y digo, así de claro, que Cliffhanger lleva en el espíritu algo de eso. No se escogió el formato a la ligera ;) Cuando haya un canal adecuado y la gente pueda vernos como lo que somos, ahí sí que podrá decir que le da igua :)

Loren, razón también llevas. El rol es incómodo en tanto en cuanto requiere de cierto esfuerzo creativo y de inmersión (aparte de una predisposición a la empatía interpretativa), pero no podemos quedarnos en eso. Por eso en la entrada hablo de la necesidad de adaptarlo a los nuevos tiempos. Sería como si Alcatel se quejase de que no vende sus teléfonos-ladrillo con pantalla de cristal líquido cuando la competencia ya va por los Smartphones de tercera generación.

En definitiva, no todo puede depender tanto del aficionado. Éste debe ser el apoyo auxiliar de un esfuerzo que ha de empezar en otra parte. Y, ya puesto, si el aficionado se mete en aventuras editoriales, que se informe antes de confundir los conceptos básicos y llevarnos a los demás en esa inercia.

Por eso yo procuro rodearme de gente que sabe más que yo de esto, nos caiga mejor o peor ;)

Carlos de la Cruz dijo...

Si lo he entendido bien, lo que quieres decir es que jugar, simplemente, no es suficiente, ¿no?

Que hay que hacer algo más, que hay que dar un paso valiente, arriesgarse y llegar a más gente adaptando el rol a los nuevos tiempos.

Y que eso es algo que deben hacer los profesionales, las editoriales, la gente que se juega los cuartos, no el sufrido aficionado, que bastante tiene con ahorrar para sus vicios ;).

¿Lo he entendido bien? Porque si lo he entendido correctamente... ¡estamos de acuerdo! :D

Antonio Polo dijo...

Por alusiones... [ejem, cuanta veces he querido empezar un comentarío de esta forma...;)...]

Es cierto que no entro a matar, lo sé, pero es que, y no me da miedo reconocerlo, no sé como entrar a matar... Sé lo que yo, Antonio Polo, con DNI 66666666, quiero hacer en el mundo del rol, y una de las cosas que ultimamente hago muy poco es jugar. Otros prefieren ofrecer productos a bajo coste y tú sabes que alabo esa idea (ya os tengo en casa, vamos...), otros ofrecen productos de lujo (y la alabo igualmente, porque de todo hay en este mundo, y si no que me lo digan a mi), otros abogan por revistas especializadas (y me parece una idea igual de estupenda), y otros tendrán otras muchas ideas y estoy seguro que casi todas me parecerán correctas: pero que el ansía de la perpetuación rolera no nos haga olvidar porque estamos aquí... Esa es la principal idea que me llevo a escribir el artículo...

Nos vemos...

Avatar dijo...

Carlos, has entendido bien ;)

Antonio, aludirte es un placer sólo superado por la visita que me haces :) Me parece muy bien que todo te parezca bien, y lo comparto. No te sientas obligado a entrar a matar, que tampoco pido eso, sólo lo constato ;) Sólo reivindico mi propia perspectiva, la que me induce a decir que se puede tener blog, jugar a rol y contribuir a generar una corriente de opinión de la que las editoriales suelen lavarse las manos al tiempo que medran en las dificultades existentes, sin que unas cosas impidan las otras. Por eso yo digo: más jugar, más hablar y más imaginar, que a lo mejor así alguien se da por aludido y decide jugar una baza. Prueba de ello es Cliffhanger y no se me caen los anillos al decir que me enorgullezco de que llegase a buen puerto a pesar de que los que no polemizan a poco estuvieron de celebrar el funeral antes de la muerte, algunos editores incluidos ;)

Avatar dijo...

Un matiz, Carlos. El aficionado es sufrido, sí, y no se le puede exigir más sacrificio que seguir comprando tal como está la vida. Pero leñe, que también se puede opinar sin llegar al extremo de concebir la reflexión como frentismo o puñalada trapera. Digo yo...

Haco dijo...

Bueno, yo también daré mi opinión: creo que es el momento de lanzar una nueva linea de libros de elige tu propia aventura ambientada en esos nuevos universo que el cine ha llevado a la mayoría de hogares (Señor de los anillos, Star wars, Fringe, Águila Roja, etc), después de eso a muchos les interesará prfundizar en el tema y entrarán en el mundo del rol (debe hacerse propaganda en esos librillos), en el blog de Carlos de la Cruz se hablaba de una revista, y creo que debe empezar como suplemento gratuito en periódicos o revistas de hobbies similares al nuestro (Cine, Videojuegos, Libros, Juegos de mesa, etc).
Pero con todo esto....debemos tener clara una cosa, a nosotros nos gusta esto y no nos gustan otras cosas, por esa regla de tres, es probable que no a todo el mundo le guste el rol como alguien menciona somos una afición minoritaria, ¿Cuántos hemos iniciado a muchos amigos y desconocidos que no han vuelto a jugar por que no les ha interesado?
Pues es lo que hay y posiblemente, como dice Velasco internet ha provocado y provocará ,más cambios en nuestro hobby pero cambiando la forma que hemos tenido hasta ahora, ¿Se perderán los libros? No lo sé pero con la música esta cerca de pasar. ¿Se jugará con portatiles, smartphones, tablets, etc? No lo se, pero es una alternativa así como en nuestras aulas hoy se han instalado los portátiles y las pizarras electrónicas.
Es una reflexión no la verdad absoluta!!

Avatar dijo...

Haco, gracias por compartir tu punto de vista. Aun así, creo que mezclas algunos conceptos. Empiezo por el final: lo que está pasando con la música es precisamente que ha dado con el callejón sin salida de los tiempos cambiantes. Internet, las descargas, las nuevas exigencias del consumidor musical... Adaptarse o perecer. La Industria está en pleno proceso de debate y transformación, y por eso hay cosas como Spotify, iTunes y otras iniciativas. La diferencia es que la música era un sector muy establecido y articulado antes de su crisis, lo que le permite reaccionar de forma más racional y ordenada.

Lo que comentas de libros basados en licencias famosas tiene, precisamente, el problema de esas licencias: cuestan una pasta que ninguna editorial, ni siquiera las grandes del mundillo, se pueden permitir. Hace poco pude ver las condiciones que ponía Globomedia para hacer un juego de rol de Águila Roja, y son sencillamente inasumibles en precio, beneficios mínimos y royalties. Hoy por hoy, no es viable, creo yo. Además, no sé si hoy la forma de iniciar es apostar por los librojuegos. En nuestro tiempo era la forma más lógica de iniciarse un poco en el rol, pero hoy en día están los MMORPG y las consolas, que monopolizan a los jugadores potenciales. No digo que sea la única vía, pero Green Ronin ha aprovechado su parte con Dragon Age... Y no han sido ellos quienes pidieron la licencia, sino Bioware quien buscó un socio fiable para hacer una versión de papel de su juego insignia...

Carlos de la Cruz dijo...

Bueno, por alusiones, igual que Antonio ;). A mi no me molesta que la gente critique un producto o una política editorial. Por "puñalada trapera" me refiero a decir que un producto es una mierda sin haberlo leído, que algo no se va a vender cuando aún ni siquiera se ha publicado, o que D&D4/Pathfinder/losJuegosIndies son una mierda y los que juegan a eso son gilipollas. Eso me parece polemizar, echar mierda y hacer daño por hacer daño o por el placer de parecer más ingenioso y más cabrón que el vecino. Eso es lo que a mi me parece una puñalada trapera, poco elegante e innecesario.

Sin embargo, criticar un juego después de haberlo probado y decidir que no funciona (yo lo hice con "Heroquest 2"), o incluso hablar educadamente sobre un movimiento editorial que no te ha gustado (yo lo hice con el mecenazgo de Aquelarre) no me parece mal. Me parece positivo, y que se aprende más de las críticas negativas que de los golpecitos en la espalda. Pero también me gusta que éstas se digan con educación; prefiero un debate de CNN+ que uno del Sálvame.

Supongo que no hace falta decir que no creo que el Opinómetro critique cosas sin argumentarlas ;).

Avatar dijo...

Se agradece el matiz, Carlos ;)

Aunque, la verdad, no te aludía especialmente a ti, sino a un cuerpo ideológico que se ha ido formando alrededor de esta afición, donde parece que el ser acrítico es más respetable que alguien que pide cuentas por lo que le cobran o cómo tratan su afición. Pero me queda la duda, ¿quién da esas puñaladas traperas? Lo digo en serio, porque a poco que hurgo en la red sólo encuentro palmadas en la espalda. O_o (excluyo a trolls e inadaptados, ojo).

Carlos de la Cruz dijo...

Ah, bueno, como yo había puesto lo de las puñaladas traperas en el artículo sobre "Una afición fragmentada" me he dado por aludido... vamos, tampoco pasa ná :).

Creo que a ti te molesta lo que te he oído calificar alguna vez de "buenismo" (corrígeme si me equivoco). También conocido como "somos pocos y nuestra industria es frágil, así que digamos que sí a todo y sonriamos en las fotos, para evitar que todo se derrumbe como un castillo de naipes" :D. Y claro, tampoco es eso. Se puede criticar sin ser un troll y se puede hacer llamamientos a la concordia sin ser un "buenista" ;).

En cuanto a quién da esas puñaladas traperas... supongo que yo identifico a más gente que tú porque no excluyo de la muestra a trolls e inadaptados. Más que nada porque ruido hacen, y molesta ;).

Avatar dijo...

"Se puede criticar sin ser un troll y se puede hacer llamamientos a la concordia sin ser un "buenista" ;)."

Compro eso. Tienes toda la razón y espero modular mi percepción del buenismo en ese sentido. Pero me he quedado un poco loco con lo de los troll. Yo pensaba que la "doctrina" oficial era que no existen si no les haces caso. Puede que hable por pura experiencia, pero es que ni el ruido que hacen oigo, y además son expertos en pasarse el aceite de ricino entre ellos para guisarse sus cosillas. Sólo hay que sentarse a esperar con un chupito de compasión en la mano XD

Carlos de la Cruz dijo...

"Don't feed the troll", ¿no? No es mala política ;).

Avatar dijo...

Pero uno es débil, maestre, y a veces disfruta viendo cómo roe enrabietado el hueso que le tiras :p

Erekíbeon dijo...

Bueno, al menos reconforta saber que hay gente que se sigue moviendo, explorando otras formas, otras ideas y otros modelos. Y es genial que algunas fructifiquen, como es el caso de Cliffhanger... pero también es bueno saber que han habido otras que se han quedado en el intento, como en el caso de Águila Roja.

Eso no siempre se sabe, y claro, uno tiende a pensar que la industria es muy inmovilista cuando resulta que no es así, que hay gente moviéndose entre bambalinas, intentando nuevas cosas, nuevos modelos... pero que nunca llegan a ver la luz.

Así que ¿quién sabe si alguien no habrá explorado ya la idea de los juegos de 5 a 10 años, pero sin éxito?

¡Un saludete a toda la ilustre compañía!

Avatar dijo...

Es posible, Erekibeon, que haya habido intentos anteriormente de explorar nuevos horizontes con escaso resultado. Pediría que, al igual que pasa con las investigaciones científicas, que se nutren de los antecedentes, si es así como dices, la gente compartiera sus experiencias para que los que vengan detrás puedan evitar sus obstáculos y llegar a buen puerto. Ahí sí estoy de acuerdo con lo fragmentado del contarro, pero no de la afición, sino de los emprendedores, que viven en cuartos estancos, o al menos a veces eso parece.

Un saludete :)

Erekíbeon dijo...

Pufff... no le veo yo mucho futuro a esa petición, maese Avatar. No veo yo a las editoriales intercambiando esa información, y menos haciéndola pública.

Aunque eso sí, sería absolutamente fascinante para el aficionado al que le guste informarse de esas cosas. Por ejemplo ¿qué piden los de Pathfinder que ninguna editorial se atreve a sacarlo en castellano, cuando hay una traducción al francés? O ¿ha habido ya algún proyecto de introducir el rol en las aulas mediante algún libro de texto?

Molaría... pero dudo que esa información llegue algún día a ser pública. Las editoriales son empresas, y por tanto no creo que quieran compartir un conocimiento que beneficiaría a sus rivales.

¡Un saludete!

Avatar dijo...

Por eso mismo, maestre, el mérito no es de quién lo intentó y fracasó, sino del primero que lo consiga ;)

Y, como estoy de acuerdo con que la realidad es así de dura (son empresas, con secretos y trapos sucios) maticemos el discurso buenista de los roleros hermanados, todos a una. Porque, nos guste o no, el grueso de editoriales de nuestro tiempo están compuestas por aficionados con mayor o menor fortuna :)

Erekíbeon dijo...

Indudablemente, maestre, indudablemente... el mérito y la pasta, jajajaja

Pero bueno, visto lo visto, hoy dudo que el mundillo editorial rolero sea tan inmovilista como me parecía. Tal vez lo era hace unos años... pero hoy día no podría asegurarlo :-P

Y respecto a los roleros hermanados, pues hombre, los aficionados sí lo estamos. Las editoriales, allá ellas. Es lo malo del dinero, que cuando está por medio todo se pudre XDDD

¡Un abrazo!

Haco dijo...

Creo que deberíamos hacer un censo real de los que estamos en red, ya sea escribiendo, colaborando o tan sólo leyendo.
En cuanto a lo del Dragon Age, no se cuanto se ha vendido y tampoco se cuanto se juega, por que una cosa es vender y otra muy diferente arraigar.
Yo sigo pensando q la mejor manera de vender rol es con librojuegos, los MMORPG han sacado a muchos roleros del mundillo por edad, comodidad u otros motivos así que es un enemigo....Y los librojuegos se acercan más al rol real que al de videojuego eso de grandes gráficos y puzzles que nos crean adicción durante horas....
Quizá si se hicieran anuncios en televisión de juegos de rol o una colección de alguna editorial como el caso de Magic u otros podría atraer más gente, pero todo lo otro es estar siempre con los mismos.

Midas dijo...

Estoy en desacuerdo con tus planteamientos, gran parte de lo que propones me parece una pérdida de tiempo enorme. La clave del asunto es pensar en esto como un producto absolutamente empresarial, y me parece que no lo enfocas nada bien. El rol acusa una falta enorme de publicitación, de estos polvos sacamos estos lodos, lo que es preciso es realizar campañas de publicitación a fin de llamar la atención del público en general, nadie habla de anuncios de televisión, pero sí en medios más asequibles como la prensa escrita o radio, haciendo que la gente se intrigue con el producto y quiera probarlo por sí mismo, dar las cosas masticaditas a la gente hace que pierdan por completo el interés. Dar charlas en los colegios lo único que conllevará es que la gente estigmatice aún más la afición, por que todo lo que te dan en el colegio es malo, aburrido y una bazofia, aunque te estén presentando la mismísima panacea. Intentar romper esa dinámica es igual que tirar una pared a cabezazos.

En cuanto a diversificar el target cogiendo niños de 5 a 10 años...no hay editorial que lo aguante y es un esfuerzo estéril, por que te dejas los cuernos para que los chavales jueguen y nada te asegura que eso sean cimientos sólidos como para encarrilar la afición.

Hay que centrarse en los productos que ya hay en el mercado y hacerlos apetecibles al público en general, quitarnos esa estúpida pátina de secta que tenemos dándole un aire desenfadado al asunto, pero pensando en el público en general, invitarles tras una buena campaña de publicitación a que acudan a Jornadas pensando en ellos, nada de llevarles en palmetas a explicarles desde cero en que consiste esto, enséñales la emoción y minimiza la fase de aprendizaje,que aprendan ellos solos, dales incentivos para que lo hagan, es entonces cuando podrás abrir mercado.

Me ha salido bastante descafeinado la respuesta, que aclaro, está cimentada desde el respeto, pero creo que que no sois capaces de apartaros y ver las cosas con perspectiva.

Avatar dijo...

Haco, un minuto de TV vale probablemente más del doble de lo que facture una editorial de rol con beneficios.

Midas, no te preocupes, tu discurso es perfectamente respetuoso. Lamento, no obstante, decirte que percibo en él lo mismo que dices tú del mío: bastante limitado, fatalista y conservador. Básicamente es seguir como estamos. En lo que discrepo sobremanera es en lo de los colegios. Conozco a muchísima gente que ha disfrutado mucho en sus años de cole, así como críos que se lo pasan pipa precisamente porque los métodos de enseñanza evolucionan y se hacen más participativos e interactivos. Pero, oye, cada cual...

Aun así, en general yo hablaba de la necesidad de que los roleros debatamos e identifiquemos problemas (que los hay) en nuestro seno) más que hallar soluciones de un plumazo. Me alegra ver que la gente sigue animada a pesar de los pesares.

Un saludo :)

Bester dijo...

coincido con lo que comentas Avatar.
creo que el mundillo del rol necesita de propuestas innovadoras para intentar salir de su microcosmos. Propuestas como la de Cliffhanger , por ejemplo.
En muchos sentidos cumple los requisitos que debería el producto rolero "ideal" ese de la caverna de platón.
En cualquier caso ,estaría bien ver algun producto de formato similar o de la línea centrado en servir como vehículo de iniciación al rol y más si es a ese precio cojonudo.Con más visibilidad fuera de los lugares típicos de compras roleras podría convertirse en un éxito.

Al respecto del buenismo...pues la verdad , como bien dices ,no aporta demasiado al avance de las cosas.
Personalmente me considero buenista (más bien por caracter y porque a veces es difícil decirle a alguien que lleva la bragueta abierta ;)y casi siempre trato de quedarme con lo mejor de las propuestas e iniciativas roleras en castellano.
En un pequeña parte me autojustifico porque creo que no se hace mucho favor a una "industria" (jaja) tan pequeña si se buscan los defectos de cada nueva creación.
No es que no vea lo negativo de las cosas pero prefiero no remarcarlo (la mayor parte de las veces , claro...que los precios y calidades me inflaman como a tí).

Es una manera de verlo.A veces pienso que la polémica le hace daño al "tejido" ese que se intenta crear y menos de cara al observador externo.
En cualquier caso está claro que el futuro lo escriben los que se ponen a hacer cosas y se embarcan en proyectos y no los que se quedan mirando desde el tendido ;).
Aunque está claro que todos tienen su derecho a quejarse si lo ven oportuno, no hacerlo si creen que con jugar basta o incluso dar puñaladas traperas e insultar si lo ven justificado.
Es lo bueno del ser humano que siempre todos encontramos explicaciones para hacer lo que hacemos ;)

un saludo

Puto Rancio dijo...

Varias ideas a vuelapluma:

- La industria depende de la afición y no al contrario.

- El fin del rolero no es ser empresario rolero, es disfrutar jugando/creando, esto es, satisfacer su necesidad de ocio/autorrealización personal.

- El fin de cualquier industria es ganar dinero satisfaciendo las necesidades de sus consumidores (en este caso roleros).

- Gran ombliguismo del mundillo rolero: existen otras aficiones radicalmente opuestas a esta con problemáticas muy semejantes.

Me voy a tomar un café. Sillusún.

Bester dijo...

yo ya me lo he tomado ;) y escribo también un apunte rápido

-la afición depende también de que haya una industria y productos. Si no se publica nada probablemente el hobbie lo mantengan los pocos que aun tengan manuales

-obviamente el que quiera jugar que juegue. Pero si te pones a quejarte de como están las cosas hay que tener en cuenta ya otros factores como los que se citan en el post de Avatar

-no creo que el ombliguismo impida hablar de lo creemos que habría que mejorar. Lo siento pero no me interesan los problemas de otras aficiones porque el rol tiene peculiaridades suficientes como para ser un caso suficientemente independiente.

-la industria (jaja...de nuevo) quiere hacer dinero. Pero vamos , no nos llevemos a equívocos que los de Ludotecnia, ni los de NSR , ni los de Holocubierta pagan las facturas de lo que sacan con el rol. Y en Devir o Edge habrá igual pocos que se alimentan exclusivamente de los manuales que les compramos.

saludos ;)

Puto Rancio dijo...

Bester, no estoy de acuerdo con lo que manifiestas:

- La demanda (afición) está creada desde hace tiempo y siempre nos quedará el material nuevo en bárbaro.

- El cliente (aficionado) tiene todo el derecho del mundo a quejarse, criticar, vilipendiar... Es el vende el que se tiene que molestar en que esas criticas sean benignas y que no se resientan sus ventas por estos malos clientes (reales o potenciales).

- Claro que tiene peculariadades, pero tampoco es una afición tan especial, aunque a todos nos gusta sentirnos especiales. Es interesante ver lo que pasa en otros ámbitos,

- No te engañes: si no cubren los costes fijo tienen que cerrar, no son ONG's, así que a otro perro con ese hueso.

Por último, y para todos: no me parece correcto confundir las figuras de consumidor y productor. Son personas distintas con intereses distintos.

Carlos de la Cruz dijo...

Puto Rancio (esto de los nicks es muy curioso...), me interesa bastante lo que comentas de que nuestra afición no es realmente tan especial. De hecho, estoy completamente de acuerdo en que todos pecamos de ombliguismo.

¿Nos podrías dar ejemplos de otras aficiones con problemas similares a los nuestros? Estoy ciertamente intersado en ver situaciones similares a la nuestra y cómo se están afrontando

Bester dijo...

Puto Rancio: no termino de ver porque no estás de acuerdo con lo que comento...pero supondremos que soy yo ;)

respecto a las editoriales de rol te recuerdo que devir y edge no viven de los juegos de rol y el resto son lo mas cercano a una ong que he visto puesto que invierten tiempo , dinero , esfuerzos y creatividad a cambio de muy poca compensacion económica (los que la consigan).

saludos

Puto Rancio dijo...

Bester: coño, es que estoy polemizando XD.

Carlos: ojo, me refiero principalmente al tema de las polémicas, pero mira, te voy a poner un ejemplo amplio, y vas a flipar, aunque ya te digo que es otra afición muy friki, sobre la que escribiré pronto un post extenso: EL SURF.

En el surf, como en el rol, se dan un montón de polémicas y cito algunas:

- Pro vs amateur: oh, vaya, cuando un aficionado quiere ser profesional.
- Encuentros encolerizados entre las distintas modalidades (long, paipo…) y adláteres (kitesurf, windsurf…): como las discusiones entre rol-Magic-otros.
- Actitudes: surf como deporte, como modo de vida y otras actitudes dentro del mundillo (localismos)…vamos, el modo propio de interpretar la afición por parte de los aficionados.
- Tablas: formas, materiales… como hablar de juegos distintos de rol.
- Campeonatos y juntanzas. vaya, como en el rol, pero con más pasta de por medio.
- Actividad bloguera febril: qué decir, con rajadas y todo.
- Afición por lo general dominante: ¡cáspita! ¿a qué me suena esto?

Y paso de seguir, que para promocinar el futuro post ya me ha llegado xD

Un saludo a todos (y por hoy no puedo escribir más, sorry).

Steinkel dijo...

A lo que preguntaba Erekíbeon sobre lo de Pathfinder, pues mira, te voy a contestar a la razón por la que ninguna editora española se ha atrevido a publicarlo en la lengua de Cervantes, y te lo digo yo que me puso en contacto con ellos para intentar quedarnos con la licencia, y no somos una editorial. La razón es que piden que publiques tantas cosas, tantas líneas del ya abultado catálogo del juego, incluyendo los adventure paths completos, compediums y demás, que editar todo ese material, puesto en el mercado español, llevaría a la bancarrota de la editora irremisiblemente. No hay más misterio en ello.

Spartan Bobby dijo...

Hola, buenas noches días lo quesea cuando lean mi comentario.
Me voy a permitir participar en esta discusión a pesar que para mi fortuna o desgracia mi trinchera esta a un océano de distancia pues yo soy de México.
El fenómeno del que hablas es muy curioso pues en mi país también sucede, el rol sigue siendo algo tan en la sombra que te puedo asegurar que no somos ni el 1% de la población que conocemos de él.
Para nuestra fortuna eso nos da un margen de maniobra mayor pues al estar cubiertos de misterio podemos acercarnos a asociaciones de educación pública con mayor facilidad mostrando las muchas cualidades del juego de rol.
Pero por desgracia sufrimos también del revés del anonimato las tiendas especializadas en juegos hasta de la misma compañía (Magic) no solo desconocen el producto sino que lo niegan.
Como ya en otro comentario mencione con respectó a los manuales de Cliffhanger, sin mencionar mi intento fatídico por conseguir la caja de La Marca. Conseguir material original en México es un esfuerzo muchas veces infructuoso y cuando el objetivo es alcanzado créanme que pagamos hasta cuatro veces el valor del producto.

Spartan Bobby dijo...

Segunda parte.
Eso no nos pone en una posición de mártires pues la culpa de eso somos los mismos aficionados acostumbrados a primero Googlear que buscar el producto original y poco dispuestos a gastar en lo que nos apasiona, sumados a la critica infructuosa sobre la calidad e uno u otro sistema sin siquiera haberse tomado la molestia de probarlo.

Caso particular y muy curioso que en lo personal me pega muy seguido es lo que menciona el Sr. Carlos de la Cruz, D&D4e en estos momentos estamos tratando de organizar un punto de encuentro para la comunidad rolera y si recibiera una moneda de la denominación que sea y del país que fuera de la cantidad de veces que he leído que D&D4E es una m13rd4, y luego esas monedas me las cambiaran por su valor en dólares cuando rematan diciendo que nunca lo han probado mira que a estas altura ya será dueño de Wizards of the Coast.
Lo mismo pasa con DRAGON AGE que la verdad mis respetos un sistema sencillo rápido y eficiente y cuéntenme entre los que lo a proado.

Creo que el problema del estigma viene desde uno mismo no solo es cuestión de la afición o las editoriales y para muestra los videos de Chris Perkins en la Gen Con 2010, es increíble que con esta ola del renacimiento del concepto NERD y su metamorfosis en Geek que ahora no solo es socialmente aceptable sino respetado los jugadores de rol sigamos empeñados en vernos como esos pequeños y rechonchón seres que se refugian de las conglomeraciones de personas.

Hoy en día cuando un aficionado de Star Wars es más respetado que el vago que falta a clases por jugar al Futbol, desde nuestro arreglo personal podemos ayudar a mejorar la imagen de nuestra afición, se que es una pequeñez comparado a lo que mencionan pero creo que desde hay los aficionados pueden ayudar a dignificar el mundillo como ustedes lo llaman

http://www.youtube.com/watch?v=Iy8-NNlE80A

Crean me que desde que vi ese video y os jugadores invitados del publico estoy a dieta rigurosa y todos mis compañeros de juego realizamos rutinas de ejercicio al menos 1 vez por semana de pena seguir siendo las chinches de las muchas ramificaciones del Geek.

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.