Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

La polarización que viene


Estoy tan asombrado como el que más con el fenomenal comportamiento de la preventa del Vampiro 20 Aniversario de NSR, que en el momento de escribir estas líneas ya supera los 40.000 euros. No voy a hablar aquí de mis opiniones sobre los mecenazgos, preventas o financiaciones masivas, que quien lea este blog con más o menos asiduidad tendrá una idea. Sí que quiero, sin embargo, compartir un par de reflexiones que se me ocurren en momentos como este, cuando los hechos parecen dar un zapatazo sobre la mesa y desdecir algunos tópicos recurrentes.

El tópico, en este caso, es que el rol es un mercado pobre, pequeño, disperso y poco profesionalizado. Esto implica que hay poco dinero, pocos compradores potenciales y pocos puntos de venta potenciales, relegado el producto casi en su mayoría a las llamadas tiendas especializadas. El zapatazo, como os imaginaréis, es que ese mismo mercado raquítico ha generado un potencial de 40.000 euros (más de seis millones y medio de las antiguas pesetas) en un lapso de tiempo ridículamente corto. Es un caso, pues, de celebración porque no solo se demuestra la vitalidad de un mercado pequeño, sino la de una línea de rol que los "modernos" daban por superada, desdeñosos de eso que se ha venido en llamar rol narrativo (como si hubiera otro). Yo me incluyo entre los nostálgicos y, aunque os parezca mentira, entre los que se alegran del éxito de NSR.

Sin embargo me afloran pensamientos, que no dudas, sobre este mismo mundillo a raíz del fenómeno del momento.

Para empezar, creo que NSR ha desarrollado con los años un instinto empresarial digno de admiración y una capacidad de jugar sus bazas enorme. En su catálogo hay una variedad notable de títulos que abarca numerosos nichos de consumo, últimamente incluso el rol infantil tan en boga. Pero nótese que los grandes movimientos de mecenazgo se producen con títulos selectos, especiales, de una gran demanda potencial que un buen conocedor del mundillo sabe que van a funcionar (siempre con las debidas concesiones a la probabilidad de fracaso que a toda empresa atenaza). Hablo de 'Aquelarre' y Vampiro 20 Aniversario', dos pesos pesados que van dirigidos a ese cuerpo de clientes que ya peinan canas, tienen una vida asentada y se pueden permitir ciertos gastos a pesar de la crisis. El elemento nostálgico es consustancial a estos dos productos y la respuesta ha sido indudablemente positiva. Hablamos de una preventa cara, casi diría que para gourmets, en la que el mínimo son 50 euros y el máximo una salvajada de 1.000 que ya tiene comprador. He de admitir que hay muchos "regalitos" en esta franja, aunque se me queda un poco cara de flipado cuando uno de ellos es una partida exclusiva para el afortunado desembolsador, algo que, por otra parte, se suele hacer mucho en eso de las jornadas y tal.

Hablando de esto, el otro día alguien me comentó que el mercado está evolucionando y que el modelo muta rápidamente hacia este tipo de fórmulas. En parte estoy de acuerdo: las nuevas tecnologías están permitiendo grandes avances en esta dirección, pero yo me pregunto si es la dirección correcta desde la perspectiva global, no solo la del éxito de una editorial puntual.

Me explico.

NSR tiene la gran fortuna de poder permitirse las licencias de algunos de los más grandes títulos del género y mover masas a su alrededor (masas y euros a porrillo), pero el común de los editores, autoeditores, microeditores o lo que sea, no. NSR se beneficia de eso que alguien llamó "monetización de la popularidad", pero aplicada a un producto y no tanto a una persona (como pudo ser el caso de 'La Puerta de Ishtar'), pero los que parten de cero sin poder apelar a la nostalgia o al pedigrí, tienen que darse a conocer desde prácticamente el anonimato como autores, editores y como producto en sí. De hecho, hay una gran disparidad entre unos crowdfundings y otros, y la cosa es que los menos conocidos llegan más por lo pelos y la buena voluntad que los otros. Por un lado están los Walküres, los Vampiros, los Aquelarres, que viven en el subconsciente colectivo gracias a la historia o al buen hacer publicitario, pero otros tienen que conformarse con métodos más tradicionales, muchos de los cuales prueban suerte con estos métodos de financiación y llegan por los pelos... si llegan.


Esto hace de nuestro mercado actual, inmerso en una transformación muy acelerada, un ecosistema que padece de cierto desequilibrio, en uno de cuyos extremos el dinero explota como un géiser mientras que en otros apenas se deja ver. Si este modelo, como dicen, es el futuro y todos nos veremos abocados a él, preconizo un mercado muy polarizado, donde los grandes serán más grandes y los pequeños nunca podrán pasar de la anécdota, el toque de color, la iniciativa indie, el rol casero con mucha voluntad y pocos medios, en un entorno donde todas las habas están contadas. En cierto modo es lo que está pasando en la economía general, donde las grandes firmas hacen valer su peso y sus ventajas frente a un pequeño comercio agonizante. No digo ni que sea bueno, ni malo intrínsecamente, que a lo mejor la evolución y el progreso implican que debamos ser pocos y poderosos, pero ahí lo dejo para que cada cual saque sus conclusiones.

Pero, siendo así, esas iniciativas pequeñas que no venden miles de euros en minutos y no saturan webs al minuto de abrirse el escaparate, dependerán siempre del otro gran actor de la función: la tienda. Y mucho me temo que estas prácticas vanguardistas del comercio actual no son del agrado de muchos tenderos con los que he hablado y, sin embargo, tienen que seguir los vientos de nuestro tiempo para seguir funcionando. Y si esas tiendas se ven en dificultades, siendo los únicos salvavidas del polo débil de este mercado que parece sí tener dinero bajo el colchón, el polo débil se verá más castigado aún y la ecuación acabará siendo todavía más simple. Vamos, como el espejismo de competencia en el mercado de las eléctricas, pero a una escala más de andar por casa.

Mi primer temor es que estos accesos de prosperidad puedan ser en realidad estertores de un sistema que se canibaliza a sí mismo, señales de un púlsar que emite un mensaje bastante distinto al que estamos interpretando desde la alegría puntual. Si no, no me explico como este mercado puede ser tan rico y tan pobre a la vez.

Mi segundo temor, y ya lo he comentado en otros lugares, es que se imponga un modelo de futuros, donde hoy compras algo que producirán mañana porque puedes, porque eres famoso y aclamado o porque tienes licencias que hacen babear, acaparando diferidamente un capital que no va a circular en el mercado para los que, menos famosos, menos licenciados y menos afortunados, tienen que producir al momento. Muchas veces he leído a roleros de pro decir eso de que "tengo que seleccionar bien lo que compro". La cartera tiene fondo y lo que se reserva para pasado mañana no se usa para adquirir el fruto del momento.

Ya digo que son unas generalidades que se me han pasado por la cabeza y con las que ni quiero ni debo empañar lo que es un hito histórico en el mundo de los juegos de rol en España. Tened por seguro que, si mi cartera me da su permiso llegado el momento, me dejaré caer por mi tienda y me compraré allí mi ejemplar. Sin dados, sin partidas personalizadas, sin camisetas, álbumes, fotos, pantallas, pósters... Solo el libro, que al fin y al cabo es de lo que va todo esto. ¿No?
La polarización que viene Reviewed by Omar El Kashef on 17:26 Rating: 5

11 comentarios:

Ramón Nogueras dijo...

Soy incapaz de ver el menor problema con este tipo de modelo de negocio, y la metáfora del púlsar se me escapa, quizá porque nunca me he creído el eterno llanto de que el rol se muere, que llevo oyendo desde 1985 y fíjate, no se muere.

Más juegos siempre es bien. Yo no apoyaré este mecenazgo porque ya pillé esta edición en inglés y además me gusta más Requiem, pero he apoyado el RQ6 en cristiano (aunque ya tenía PDF en inglés) y seguiré haciéndolo. Bien gestionado por parte de compañías solventes, me parece un modelo estupendo.

Omar El Kashef dijo...

Pues solo puedo alegrarme mucho por ti :)

HristoStroichkov dijo...

Es difícil dejar pasar para una editorial, o cualquier empresa que fabrique cosas, la oportunidad de tener el dinero por adelantado de un producto y más en los tiempos que corren donde la financiación es difícil.
Respecto a la polarización el gran misterio, creo yo, es saber si ciertos productos hechos con valores de producción más bajos, y más barato, se venderían y competirían con los de mejor. ¿Habría tantas compras de V20 si valiera la mitad y fuera en blanco y negro? ¿Cuanto influye en eso el grado de coleccionismo del cliente final? Por supuesto, no tengo la respuestas y me cuesta decantarme por un lado o otro.

Pedro Gil dijo...

Son preguntas interesantes, Hristo, como interesante es la entrada.
Lo que me gustaría reseñar de la misma, porque creo es lo más sugerente, sin demérito de lo restante, es que estamos viviendo una época de cambio, de transición, o transformación. ¿Dónde nos llevará todo esto? Creo es la pregunta del millón. Si bien no tenemos respuesta ahora, debates abiertos, entradas alusivas como esta de Omar, y otras, nos ayudan a explorar las posibilidades, lo que podría ocurrir, lo factible.
Me gustaría disponer de una bola de cristal que me permitiera descubrir cómo estaremos dentro de 10 años; siento una enorme curiosidad por saber dónde nos llevarán las nuevas vías de financiación, cómo evolucionarán, y todo lo demás.

elreychapa dijo...

Recordaré aquel programa de Telperion de hace ya 5 años, aprox., donde esto lo veiamos venir.
Casinos y furcias, querido, casinos y furcias.

Omar El Kashef dijo...

Ahí es donde yo quería incidir, Pedro, en el cambio que se vislumbra y en la duda personal que tengo si se está realizando en beneficio de todos o una parte, más que sobre el precio de las cosas, que ya se ha hablado mucho. El tiempo dirá, pero no está de más que nos intentemos anticipar por si llueve oro o chuzos de punta.

Rey Chapa, qué tiempos más felices aquellos. A veces se echa de menos la felicidad derivada de la "ignorancia" :p

Tron dijo...

Lo que dices de las tiendas, Omar, me parece algo importante... Es como el tema de "descargate el videojuego", en vez de ir a comprarlo... Algo contraproducente, porque las consolas hay que comprarlas en las tiendas (hasta que puedas bajártelas e imprimirlas en una 3D, jajaja...). Y si las tiendas cierran... Pues mal asunto.

En fin, quizá deberíamos hablar de "Crowdfunding sostenible -o solidario-" y que éste estuviera más enfocado a las tiendas. O sea: que en el crowdfuning sólo participen tiendas y que sean las tiendas las que lo publiciten. Por ejemplo: entras en la tienda habitual y hay un poster la mar de bonito que dice "Esta tienda participa en el Crowdfunding de FarCry-d20. Habla con el encargado para hacerte con tu reserva". Y así ganarían todos... Las tiendas invertirían con la propia seguridad del crowdfunding y lo mismo con las editoriales. Aunque claro, igual las editoriales no sacarían la misma pasta... Pero bueno, sobre eso no tengo ni idea.
Lo que sí sé es que para hacerlo así no haría falta mucho lío.

Un Saludo!

Herbon dijo...

¿Soy el único que se a parado a contar los mecenas? Salen unos cuatrocientos y pico, casi 500. Es decir que de todos los jugadores de rol de España e hispanohablantes americanos. De ese mercado potencial de millones de personas. 500 han apoyado esto.
¿Y eso es bueno y señal de que mucha gente juega a rol?
No se que deciros, no lo veo claro.

Yo aquí veo una actividad minoritaria en la que una parte de sus practicantes puede permitirse gastar una media de 100 euros en un libro porque les mola. Pero no veo un mercado rico y variado.
Esto no debería por que ser malo. Hay muchos mercados minoritarios que funcionan muy bien, pero lo que no puede ser es que con estos números pretendamos que está es una actividad mayoritaria, porque a mi no me cuadra.
Somos pocos, con más o menos dinero para nuestros vicios. Pero ese panorama en donde sólo salgan los juegos más famosos y los de los amigos, no me parece para nada descabellado. Sobre todo cuando la presencia en tiendas es cada vez menor y alguien ajeno a esto cada vez lo tiene más difícil para encontrarlo. Que el jugador veterano pueda encontrar una copia firmada de un módulo a través de un editor para su sobrino no es señal de un mercado extendido. Que a ese niño le regale un juego de rol su tía por que lo a visto y le han llamado la atención es lo que crea nuevos jugadores.
Al menos esa es mi opinión y la sensación que tengo.
Buen artículo, como siempre.

Omar El Kashef dijo...

Tron, Herbon, creo que habéis incidido en un aspecto muy importante (e interesante) de todo esto. Todavía no sé cómo debería articularse, pero pienso que los CF deberían ser lo que a priori son: formas de financiar un producto. Debería ser posible que esta financiación no implique vendérselo directamente al consumidor, sino facilitar su llegada a la tienda (real o virtual) para que sea éste quien vaya a adquirirlo allí. Pero, como dices Tron, el CF debería contemplar el precio de coste del juego, no el PVP, que es donde creo que anida la pequeña trampa. Ganar dinero es legítimo, sí, pero creo yo que respetando unos mínimos, no a cualquier precio.

Lo que apuntas, Herbon, me ratifica en una cosa que he dicho y por la que se me ha criticado mucho: que no somos tantos, y que los pocos que somos hacemos más ruido que otra cosa. Creo que es tan importante satisfacer la vena romántica y nostálgica de 500 individuos como intentar afinazar y expandir la base de mercado. Yo tengo el Aquelarre, el de 50 pavos, y sé, como muchos otros, que no es un libro destinado a ser jugado tanto como disfrutado, que no es lo mismo. Y es que manejarlo en una mesa es, cuando menos, pesado :p

Por eso me quedo con la parte positiva: que, seamos los que seamos, estamos dispuestos a gastar un dinero que a veces no tenemos, y que no debería quedarse ahí el esfuerzo de la industria, sino intentar ir más allá a la vez que se racionaliza un poco esto de los CF para que todo el mundo gane un poco y no solo unos ganen casi todo ;)

Tron dijo...

Finalizado el CF de Vampiro... está el tema para hacer otro post o, como poco, agregar alguna que otra "actualización", ¿no, Omar? Jajajajaja...

De verdad, ¡Maremia! La cantidad que se ha alcanzado, al menos para mí, era algo ¡absolutamente impensable!

Un Saludo!

Omar El Kashef dijo...

Lo que hay que añadir son mucho ceros XD

Será la edición más chula de la historia de Vampiro, aunque no me bajo de que, por ese pastón, los stretch goals son un poco de andar por cada. En fin, cosas del mundillo.

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.