Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

American gangster (opinión)

El género negro siempre me ha atraído; siempre ha ejercido en mí una especie de malsano canto de sirena. Con el tiempo he descubierto que es así porque su cometido en la ficción es obligarnos a que nos miremos en un espejo para ver cosas que quizá no nos gustaría ver, a explorar nuestra alma y hurgar en sus rincones oscuros (que los hay, y muchos). Ya sea en novela o en cine, es un género solvente porque no segrega a las personas en buenas o malas, sino que nos retrata como la amalgama de vicios y virtudes que toda persona es en realidad, huyendo de maniqueísmos más o menos forzados. Si, además, aplicamos todo esto ya no a la ficción, sino a la realidad más dura y palpable, la sensación resultante es, cuando menos, maravillosa.

Esto es lo que pasa en "American gangster", la última aportación de Ridley Scott a esto del cine. Nos narra la historia de Frank Lucas, un afroamericano que supo prosperar en el submundo del hampa y el crimen organizado. Lo fácil habría sido describir a un hombre malo, despiadado y carente de valores, el malo de toda película, facilón y políticamente incorrecto. Pero la realidad, como casi siempre, trasciende a la ficción y nos muestra ese personaje tan asiduo al buen género negro: un ser equívoco, con el que nos identificamos a ratos y del que aborrecemos el otro 50% de las veces. Y es que Frank Lucas fue un criminal, sí, pero por ser negro y haberse creiado en los guetos negros de Nueva York. Esa misma mente, ese mismo espíritu emprendedor, metido en un pellejo blanco, anglosajón y protestante, habría triunfado en el mundo de los negocios, aplicando la máxima capitalista de "ofrecer un producto mejor que el de la competencia a menor precio que el de la competencia". Lo que pasa es que Frank aplicó el principio a lo que tenía a mano: las drogas. Su mercado no era el glamour de los consejos de administración, sino los camellos a pie de calle. Otra moraleja que desprende a raudales la película es que si te aferras a unos principios sólidos tienes muchas papeletas para triunfar en tu empresa, y que el principio del declive es cuando has de delegar en tus "hombres de confianza", aunque sean tus propios hermanos. Tanto es así que el verdadero Lucas empezó a tener problemas precisamente por sus subordinados más díscolos, que empezaron a llamar la atención más de la cuenta, arrojando luz sobre su, hasta el momento, eficaz escudo de anonimato.



Lo que "American gangster" nos dice es que el genio se puede encontrar en cualquier parte, siempre aprovechando las oportunidades que el medio ofrece. Frank era un visionario que revolucionó el mundo criminal de su época, más analógico e "inocente" que el que hoy corre por las venas de asfalto de toda ciudad. Si tienes arrojo, las ideas claras y unos principios a prueba de duda, tienes pie y medio en el paraíso del triunfo y todas las papeletas para ser un pato de feria. La contrapartida argumental de Denzel en la película viene dada por un no menos soberbio Russel Crowe, encarnando al policía que le dio caza hasta que, por el menor de los detalles, pudo reunir pruebas contra él y enchironarlo. Me ahorro hablar de las subsiguientes ironías de la vida para no reventar del todo la película, y es que si no la has visto, te recomiendo que dejes de leer y te compres una entrada o la alquiles.

Ridley Scott ha sabido captar el espíritu de una época y una cultura urbana. Los años 70 fueron tan importantes como los legedarios 30 y 40 para el mundo del crimen organizado, pero con ese especial tufo a guitarras rasgadas que preconizaban estilos que hoy están más que asentados. Una época sucia (tanto que el 75% del departamento de antidrogas de Nueva York estaba relacionado directa o indirectamente con el tráfico de drogas y el soborno) en la que la combinación de fuerza e ideas podía abrirte las puertas del paraíso o arruinarte para siempre.

"American gangster" es un ejercicio de buen cine, sobrio y sin pretensiones efectistas que, con todo, nos mantiene pegados a la butaca anhelando que nos den la siguiente cucharada de una historia que, por real, resulta incluso más apasionante que las de ficción. No hay momentos de esos del ABC del guionista, ni finales blancos o negros, sino la tranquilidad que da contar una historia como la vida misma. El guión consigue un desarrollo sostenido, sin prisas, pero sin esa molesta paja de las películas que son tan pretenciosas como huecas. Recomiendo también la banda sonora, todo un regalo para el amante de la buena música.

Solo queda esperar que los guionistas de cine, aparte de dejar la huelga, no tengan que adaptar historias reales para parir algo ta entretenido e interesante como esto.
American gangster (opinión) Reviewed by Omar El Kashef on 15:04 Rating: 5

2 comentarios:

klapton dijo...

Muy buena reseña. Ya no me quedan dudas para ver esta película.

Avatar dijo...

Muchas gracias :)

No te arrepentirás, te lo aseguro.

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.