Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'House of Cards', o el juego de tronos en el mundo real



Hoy quiero hablaros de la serie de Netflix, adaptada de la BBC 'House of Cards', protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright que actualmente se está emitiendo en Canal+. Kevin Spacey interpreta al congresista Francis Underwood, versado congresista de los Estados Unidos que ha apoyado al recién elegido presidente. La trama arranca con un argumento muy sencillo: una vez alcanzado el poder, el presidente decido no nombrar a Underwood como Secretario de Estado. Para Underwood, su carrera es lo primero, no solo por el dinero y el poder, esenciales en el ecosistema que nos muestra la serie, sino por algo tan sencillo como el prestigio personal o la reputación; el no tener que aguantar miradas condescendientes de otros peces del mismo acuario, rivales o aliados, según soplen los vientos.

'House of Cards' va de uno de los motores más antiguos de la civilización humana: el poder. Spacey encarna a muchos profesionales de la política estadounidense que han empezado desde lo más bajo y albergan ambiciones tan altas como para cosificar a las personas en aras de alcanzar los objetivos propuestos. Con un guión ambicioso y complejo, nos adentra en las entrañas de la alta política de Estados Unidos, muchas veces escrita y ejecutada desde las mayores bajezas. Es muy interesante la radiografía del organigrama y el funcionamiento del poder en ese país, donde el "lobbyismo" es una forma legal de corrupción política, con todos los cruces de intereses personales, políticos y económicos de los que el gran público solo atisba una mínima punta en forma de titulares, cambios de política, decisiones legales o vaivenes de nombres propios por las instituciones.

'House of Cards' es un auténtico juego de tronos, mucho más cercano e inmediato y, lo más inquietante, verosímil y basado en el funcionamiento del entramado de poderes en Estados Unidos. A todo esto ayuda la construcción de unos personajes muy sólidos con unas ambiciones, cada cual en su ámbito, palpables hasta el bochorno. Más que destacable la interpretación de Spacey, que borda (como siempre) el papel de un peligroso tiburón de Washington y que ejerce el matrimonio como si fuese una sociedad de conveniencia para alcanzar, en equipo con su no menos ambiciosa esposa, más renombre y más poder.


He disfrutado particularmente con la ingeniería que se monta el personaje para perseguir su particular vendetta contra el equipo del presidente que le dejó tirado cuando daba por hecho el paso de gigante en su carrera. Aquí todos pringan con las fichas que reparte la legalidad (y un poco más). El poder se mueve como los hilos de una marioneta para provocar reacciones en cadena que solo los maestros de la manipulación pueden controlar en el medio y largo plazo; y el congresista Underwood es un perro muy viejo para dejarse fastidiar. 'House of Cards' es un terrible retrato de la alta y baja política estadounidense y una eficaz defensa de que la venganza es un plato que se sirve frío, rubricable con la vieja frase de los mafiosos: "No es personal, solo son negocios".

Si os gustan las historias donde la acción transcurre en las decisiones calculadas y la manipulación, disfrutaréis con 'House of cards', que además juega con un recurso narrativo muy interesante, donde el protagonista se abstrae del propio argumento para dirigirse directamente al espectador y explicarle la jugada. Una enorme partida de póquer donde se juegan mucho más que unas fichas; se juega el bienestar de toda una nación.
'House of Cards', o el juego de tronos en el mundo real Reviewed by Omar El Kashef on 20:59 Rating: 5

4 comentarios:

Jon Nieve dijo...

Me la apunto sin duda alguna!!

Con Kevin Spacey de protagonista, con lo buen actor que es, y esas intrigas políticas por el poder tan actuales, tendré que probarla al menos.

Por cierto, estos americanos podrían haber sido unos cachondos si en vez de "cards" hubieran utilizado "envelope" XD

F&H

Avatar dijo...

Creo que no vas a salir defraudado. Pero, eso sí, empieza escrupulosamente desde el piloto. Tiene trama ;)

Midas dijo...

Llevaré vista media temporada, y es sencillamente brutal. Spacey para mí es un monstruo de la interpretación (los momentos de "complicidad" entre Frank,la cámara, y el espectador son oro puro). Las tramas se van hilando con una fluidez increíble, generando ramificaciones que en ocasiones llegan a dejarte con la boca abierta (acude a mi mente todo el cirio de la ley de educación, por ejemplo.)

Lo que sí es cierto, es que más allá de que la serie sea un poderoso ejercicio de ficción, asusta y asquea ver parte de la trastienda del poder político estadounidense.

Avatar dijo...

Pues deseando estoy de llegar por donde vas tú. Sí que asusta que estemos en manos de intereses tan calculados, pero sinceramente creo que es así. De hecho, leí en un libro que escribió un exagente de la CIA que los presidentes de EEUU tienen una carta, como un menú, para quien quiera entrevistarse con ellos por motivos de "negocios". Dependiendo del tiempo y el tema que quieras tratar, hay contraprestaciones y tarifas. Es alucinante...

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.