Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

Disney y LucasArts, o la monetización de la cultura


El cierre fulminante de LucasArts por parte de Disney es una de las muestras más sonadas de los tiempos que vivimos cultural y creativamente. Recuerdo que una de mis profesoras de inglés durante el instituto nos decía que ella adoraba Europa porque es genuina, porque rezuma historia y raíces y porque aquí las cosas se han hecho siempre con otro tipo de sensibilidad. Curiosamente habló de la colonización cultural a la que se nos estaba sometiendo desde el otro lado del Atlántico, so pretexto de que el viejo continente debe estar agradecido al señor Marshall por habernos rescatado de la ruina que supuso la Segunda Guerra Mundial. Un préstamo, una ayuda, que seguimos pagando con ciega fidelidad y, lo peor, con la importación de modelos muy americanos y que a nosotros nos alienan y nos transforman en subsidiarias de "lo otro". Cuando habló de colonización cultural nos puso los ejemplos de McDonald's y Disney. En definitiva, nos dijo, nos están cambiando lo genuino, bueno o malo, por lo prefabricado y el cartón piedra que tanto gusta a una sociedad puritana en la fachada y podrida en las entrañas.

A mí todo eso me parecía un poco cogido por los pelos. ¿Cómo que colonización, con lo que me gustan las hamburguesas? Pues sí; hoy más que nunca nos llega el azote en forma de eco arrasador de lo que entonces eran atisbos. Y la mayor muestra de esta colonización cultural es la obsesión por la monetización de la creación, el arte y la cultura. Se nos ha hecho creer que todo esto ha de ser rentable y, lo más importante, devengar beneficios en alguien. Nos dicen que ese alguien es el creador, cuando en realidad el creador se ha convertido en el mamporrero del distribuidor (la discográfica, la editorial, lo que sea) casi sin darse cuenta y a cambio de unas migajas. Lo peor de todo es que todos los días se descatalogan obras literarias simplemente porque no son rentables, desahuciada toda concepción no monetaria de la obra. A quién le importa que sea un ejemplo estilístico o una joya rara en su género. Si no renta, desaparece.


Cultura y mercado, los dos elementos de una ecuación delicada que se decanta peligrosamente y por momentos en favor del mercado. El último ejemplo sonado es el cierre de LucasArts por parte de Disney, uno de los estudios de creación de videojuegos con más solera y a cuya sombra muchos de nosotros nos criamos y adquirimos la costumbre de consumir otro tipo de productos que hoy benefician a muchas grandes empresas, incluida la propia Disney. Lamento profundamente que desaparezca una institución que ha dignificado el universo que el torpe de Lucas casi mata por méritos propios, porque con ella se van también Guybrush y los demás, un pasado brillante e innovador y un futuro que yo me prometía feliz con un 'Star Wars 1313' cuyos creadores quieren salvar in extremis aunque sea cediéndolo a un socio externo que termine el juego.

Lo dicho: cada vez somos más súbditos de la rentabilidad, del mercado y de las frías cifras. Es un ejemplo de los tiempos que vivimos, tiempos que me preocupan y asquean a la par. Ojalá alguien sepa cuál es el secreto para casar dignamente el legítimo derecho a no perder dinero con el valor no monetario de las cosas. Menos mal que un día hubo mecenas y gentes que no creaban solo pensando en vender. Si no, hoy no tendríamos herencia cultural alguna.
Disney y LucasArts, o la monetización de la cultura Reviewed by Omar El Kashef on 12:56 Rating: 5

3 comentarios:

verion dijo...

Como persona que "consume" cultura no puedo salvo sentir desazón, preguntándome cuántos productos nunca saldrán adelante.

Como persona que "crea" no puedo salvo sentir frustración con las cadenas creativas a las que nos someten esos criterios comerciales.

Sabias palabras las tuyas.

Avatar dijo...

Muchas gracias ;) Lo que fastidia de todo esto es que con esta mentalidad mercantil fomentan los proyectos crowdfunding, que no son malos de por si, más que por el hecho de que nos meten en su dialéctica: dinero antes que creación; viabilidad antes que ideas o innovación. Y espera, que las grandes firmas ya hacen CF también :p

Lobo Gris dijo...

No es por contradecirte, pero a mi parecer en las diferentes escenas indie (de videojuegos, juegos de rol, incluso los comics y hasta las películas) se han dado pasos agigantados justamente para mantener esa herencia estética, cultural e innovadora sin perderse en el comercialismo puro.

Por supuesto, incluso la mayoría de los indies está muy interesado en poder ganar algo de plata en el proceso, pero al cortar todos esos molestos intermediarios conservan suficiente libertad como para comenzar a explorar ideas nuevas y específicas de cada uno de sus medios.

Y quizá en muchos de los casos el resultado final deje mucho que desear en algunos aspectos en comparación a los productos mainstream; pero por otro lado, esos mismos casos suelen estar ofreciendo cosas muy interesantes en otros.

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.