Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

En busca de nuevos jugadores de rol (VII): el temor del debutante (por Jesús Magaña)


Entrando ya en la recta final de estas entradas, me gustaría abordar una cuestión que tiene mucho que ver, y deberás tener en cuenta al dar tus primeros pasos en estos mundos del rol: los miedos del recién llegado. No voy a entrar en lo que debes y no debes hacer como director de juego o jugador, porque eso es algo que ya se ha tratado en artículos anteriores. Voy a hablar de algunas cosas que, desde mi punto de vista, son temores que se tienen al empezar en esto de los juegos de rol, y que pueden llegar a hacer que su experiencia dentro del tema no sea tan positiva.

Lo normal es que cuando decides que quieres jugar a juegos de rol, busques información en la red (¡como este artículo!), e intentes elegir un juego que atraiga tu atención. Convences a tus amigos que nunca han probado el asunto para jugar, y vamos a imaginar que la experiencia ha sido tan estupenda, que os decidís a seguir echando partidas, y acabáis por formar un grupo de juego bastante potente. Ahora todo se reduce a seguir jugando, si eso traer algún juego nuevo a la mesa de cuando en cuando, rotar a los directores de juego y listo. Puede valer, pero también se puede ir más allá. Aunque es lógico pensar que si eso es lo que buscabas te quedes ahí, he visto a roleros no atreverse a ir más allá de su mesa por miedos carentes de sentido, o por opiniones bastante prejuiciosas, y es ahí donde radica la cuestión a la que quiero llegar hoy también: no hay que estancarse. Un ejemplo sencillo del tema: jugar a rol por videoconferencia. Si preguntas un poco por ahí, verás que mucha gente te dirá “no es lo mismo”, “no me gusta” o incluso algún “eso no es rol” he escuchado en el pasado. Sin embargo, muchas de esas personas ni siquiera han probado a jugar por Internet, y basan su opinión en pobres conjeturas que poco o nada te aportan. Lo que quiero decir es que en el mundo del rol hay mucha información buena, y mucha mala, y no debes dejarte llevar por otra cosa que no sea tu propio criterio: jugar, explorar y experimentar, para luego decidir qué te gusta.

Otro de los temores habituales del rolero es abrirse a nuevos grupos de jugadores, con la premisa de “igual saben más yo”, pensando que probablemente el nivel de juego de su mesa sea inferior al de otros. Esto es rotundamente falso. En mi opinión, es muy aconsejable que entres en contacto con la mayor cantidad de jugadores y directores de juego que puedas, porque es así como conocerás más formas de aproximarse al rol, estrategias de juego, formas de llevar una partida y participar en ella. Como digo, todo son ventajas, y recuerda eso siempre: no hay buenos ni malos jugadores de rol, si acaso hay jugadores con buena y mala actitud. Por eso animarte a dejarte caer por alguna jornada que se organice en tu zona puede ser una maravillosa idea, incluso si te da cierto reparo por ir solo, porque sólo así podrás entender la cantidad de gente estupenda que encontrarás allí, y lo grata que llega a ser la experiencia. Como decía antes, jugar a rol por Internet es otra buena forma de ampliar tu círculo de amistades roleras, y de paso tener acceso a estilos de juego y dirección muy variados.


Si tuviese que resaltar uno de los temores más frecuentes del director de juego que se aproxima por primera vez a un manual es su miedo a no conocer en profundidad todas las reglas. Veamos, es importante que se tenga un conocimiento elemental sobre lo que el juego es y lo que no, porque de lo contrario los diferentes sistemas de juego no tendrían sentido y sólo habría espacio para la ambientación… pero de ahí a estar preocupado por no conocer al dedillo todas y cada una de las páginas de un reglamento hay un paso. Uno muy largo. No tengas reparo en modificar las reglas a tu antojo, ajustándolas a lo que tu grupo de jugadores y tú consideréis más divertido, y si en algún momento te ves con dudas sobre una cuestión puntual, recuerda que siempre puedes inventar una regla apropiada según tu criterio de director de juego. Es frecuente encontrarse a directores de juego que se bloquean durante las partidas por este motivo, y en casos excepcionalmente graves he visto a gente que no quiere dirigir porque le da reparo que las cosas salgan mal por esto. Mi consejo es que recuerdes la máxima de casi todos los juegos de rol que he leído: si algo no te gusta, cámbialo. Verás que al final mucha gente no lo hace, pero yo te aseguro que raro es que en una partida yo no me salte las reglas persiguiendo algo más importante: pasar un rato agradable.

Tratando de destacar qué es lo que más respeto infunde al jugador que comienza en esto de los juegos de rol, probablemente me quedaría con ese respeto que uno siente cuando va a jugar una partida con veteranos en esto de rolear y se sabe el menos experimentado. Pues bien, siempre que un jugador que se está iniciando se viene a jugar una partida conmigo, a mí me encanta que esté ahí. Pienso en todas las cosas nuevas que ese jugador está experimentando, y me agrada la frescura que tiene el enfoque de los recién llegados al mundo de los juegos de rol cuando afrontan las decisiones de su personaje. De un jugador menos experimentado se puede aprender muchísimo cuando se es veterano, y por eso yo pienso en esos jugadores noveles como un diamante en bruto. Nunca he visto a ninguno de ellos reventar una partida o hacerla insoportable. Ni una vez en los casi 16 años que llevo en esto de los juegos de rol. Así que si alguna vez sientes esa inquietud y pánico ante lo que dirán los que saben más de rol, recuerda que probablemente es una proyección tuya, y no la realidad!


Para concluir, me gustaría dejar una pequeña reflexión al respecto: verás a gente que ha jugado a cientos de juegos, que conoce sistemas al pie de la letra, que son auténticos maestros de la representación, llevan media vida jugando a juegos de rol, tienen tal vez manuales publicados, páginas reconocidas en Internet y una pequeña legión de seguidores. No te dejes impresionar: jugar a rol no tiene ningún secreto, ni ellos son mejores que tú como jugadores y directores por ese conocimiento, porque lo más importante para disfrutar de este tipo de juegos es tener una actitud abierta hacia el aprendizaje y la experimentación, y muchas ganas de ir aprendiendo de lo que hacen los demás, para desarrollar tu propio estilo y criterio que volcar en tus partidas con el fin de volverlas lo más estupendas posibles. Y eso es algo que, querido lector, puedes comenzar a hacer desde ya tan bien o incluso mejor que ellos. Lánzate sin miedo y descubrirás que no había nada de lo que preocuparse salvo de disfrutar jugando.

En busca de nuevos jugadores de rol (VII): el temor del debutante (por Jesús Magaña) Reviewed by Omar El Kashef on 17:59 Rating: 5

3 comentarios:

Xabier Huici dijo...

Solo decir "cuata razón tienes" XD

Jolan dijo...

Pues sí, la verdad es que los neófitos sentimos cierto temor reverencial a esto de iniciarnos en el rol cuando buscas un grupo en el que integrarte. Esa es una de las razones por las que hasta la fecha me he visto limitado a echar partidas online solamente. Unido a la dificultad de encontrar gente para jugar, claro.

Saludos!

Omar El Kashef dijo...

Yo creo que parte de la culpa de este miedo reverencial es de los llamados "veteranos" en esto. Muchas veces se envuelven en un halo de inaccesibilidad que quizá alimente sus egos, pero hace flaco favor al potencial nuevo jugador.

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.