Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'Roboapocalipsis', de Daniel H. Wilson

"Ustedes, los humanos, son máquinas biológicas diseñadas para crear herramientas cada vez más inteligentes. Han llegado a la cumbre de su especie. La vida de sus antepasados, el auge y la decadencia de sus naciones, cada bebé rosado que se retuerce en el mundo, les han conducido hasta aquí, hasta este momento en el que usted ha cumplido el destino de la humanidad y ha creado a su sucesor. Su especie ha expirado. Han logrado el objetivo para el que fueron creados."

¿Cómo iba a poder resistirme a este escueto texto de contraportada por toda sinopsis? En cuanto lo leí en una Feria del Libro de Madrid, me hice con él y entró en mi cola de lectura con bastantes puestos de ventaja. Aun así, he tardado en ponerme con él y ahora toca decir si estaba a la altura de las expectativas o no.

Daniel H. Wilson es un experto en robótica, lo que le da una serie de ventajas de partida a la hora de abordar un relato que trata básicamente de la rebelión de las máquinas tal como podría suceder en un mundo futuro cercano, donde las robots forman parte de la vida cotidiana de la mayor parte de las sociedades, desde los aspectos militares y de seguridad, hasta el ámbito más puramente doméstico y el transporte, por poner algunos ejemplos. En este contexto de semiinteligencias artificiales salta la chispa, la anomalía, la singularidad que hace que despierte lo que la resistencia humana llamará más tarde Gran Rob (Archos en su definición más ortodoxa). La mano del hombre no ha estado exenta de culpa en la contribución a esta anomalía, pero lo importante es que una conciencia que se considera superior en todos los aspectos ha despertado y considera que el mejor homenaje a la humanidad es acabar con ella para que el mundo sea un lugar verdaderamente paradisíaco.

El autor opta en el relato de los acontecimientos que abarcan la rebelión de las máquinas con un enfoque poco ortodoxo: al tiempo verbal presente, siempre adecuado para transmitir la intensidad y la tensión del momento, suma la técnica que empleó Max Brooks en 'Guerra Mundial Z', o sea, relatar la acción desde el punto de vista de muchos personajes no necesariamente relacionados directamente pero con una confluencia, si acaso indirecta, en la historia que teje el hilo hasta su desenlace. No sé si el libro de Brooks fue el primero en emplear este formato, pero sí la primera que yo lo leí.

El abordar la historia desde tan dispares puntos de vista (diarios, transcripciones de grabaciones de audio y vídeo, relato puro, etc.) tiene sus cosas buenas y malas, y más aún tratándose de un relato que abarca tantas cosas, tan repartidas por el mundo y tan complejas. Lo bueno, como he dicho, es que da una imagen global y entretenida de la propia historia. Al acabar un capítulo quieres leer el siguiente para ver desde qué punto de vista seguirá el relato, pero a cambio has de pagar el peaje de no profundizar ni en los personajes ni en las situaciones.

El autor
El libro arranca con un ritmo muy ágil y unos planteamientos más que interesantes sobre las implicaciones morales y fácticas de que una inteligencia artificial despierte para acabar con la humanidad, cuando no utilizarla en su provecho al más puro estilo Skynet. Aquí es donde se aprecian los tintes de Stephen King, cuando el Gran Rob utiliza la propia tecnología del hombre para perseguir sus fines: llamadas a teléfonos con voz de niño para acosar y perseguir a un individuo que considera especialmente peligroso para sus planes; vehículos que se activan solos y se ponen a cazar humanos; robots domésticos que entran en las casas con sus caras sonrientes para rematar y limpiar de cadáveres... Y también la imaginería de 'Matrix', con nuevas generaciones de máquinas insectoides para combatir mejor al hombre.

Sin duda lo mejor de esta novela es la intensidad de algunos momentos de interacción con Archos (Gran Rob) y la capacidad de este de manipular a los hombres para preparar su gran trampa a la humanidad, suplantando identidades por las telecomunicaciones y haciendo que sean los propios humanos los que, sin saberlo, preparan la guillotina destinada a decapitarlos.

A medida que la historia avanza, se va transformando en el relato de la resistencia del hombre, quien gracias a individuos singulares, a veces separados por miles de kilómetros, consiguen éxitos locales que podrían dar la vuelta a la tortilla. La pena es que al final la historia es un relato de guerra que pierde la frescura y las implicaciones que lo hicieron interesante al principio. Archos desaparece en las brumas de la inspiración de Wilson y se nos priva de un momento clímax para el que todos nos habíamos estado preparando. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que Gran Rob es uno de los mejores villanos que he leído y el más infrautilizado.

Dicho esto, me quedo con que 'Roboapocalipsis' es una novela entretenida e interesante en unos planteamientos a cuya altura no se queda en el último tercio. Mi recomendación es leerla en formato bolsillo y mirar con lupa futuros trabajos del autor. Se nota que es un experto en tecnología y robótica, pero como escritor le dejaría intentarlo unas cuantas veces más.
'Roboapocalipsis', de Daniel H. Wilson Reviewed by Omar El Kashef on 10:30 Rating: 5
Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.