Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

Crowdfunding: objetivos y objetivos

Foto: Canada.com

La financiación colectiva (crowdfunding) está cada vez más de moda, al menos en la pecera que es la comunidad virtual de roleros. No voy a entrar a definir ni explicar el impacto que ha tenido esta fórmula para el sector porque la mayoría de los que os dejáis caer por aquí lo sabéis de sobra, e incluso algunos ya tenéis una consumada experiencia al respecto. Esto no quita que, si miramos las cifras y no nos vamos a casos extremos (valores atípicos, ciertamente), la masa crítica que puede apoyar estos proyectos no es tan numerosa como puede sugerir la palabra inglesa "crowd". Ya lo ha comentado Pedro Gil, uno de los padres de 'Aventuras en la Marca del Estey 'Walküre', y en cierto modo era un secreto a voces: somos pocos. Él habla de una masa flotante que ronda los 400 individuos dispuestos a apostar a futuro en pro de iniciativas que les merecen una mínima confianza y todo el respeto, aunque eso pueda causar tensiones en el modelo de negocio tradicional, que no vende a futuro y tiene que competir en tiempo real con productos que aún son una promesa.

Uno de los principales atractivos de la financiación colectiva son los "stretch goals", esos objetivos parciales que se van desbloqueando a medida que la suma global va creciendo (a veces en proporciones escandalosas teniendo en cuenta el tamaño del mercado, el número de contribuyentes y, a veces, la calidad objetiva de lo que se vende). Ahí es donde se incide en uno de los aspectos que menos me atraen de este tinglado.

Me explico.

Demasiadas son las veces que veo que las recompensas estrella de los proyectos implican una de estas dos cosas: intangibles materiales o elementos periféricos inocuos que no enriquecen el propio producto. Por intangibles materiales me refiero a cosas como el famoso PDF "gratuito" o la extraña atracción que parece tener todo el mundo por ver su nombre en los créditos, como si esto fuese a redundar en una mejor calidad del acabado o del propio juego. Los PDF están muy bien, no digo lo contrario, pero no me parece muy coherente con algunos objetivos parciales (en su dimensión económica, a veces importante) dado su escaso coste de producción. Sí, vale, me diréis que alguien tendrá que escribirlo e ilustrarlo, pero eso no justifica que, en ocasiones, debamos llegar a auténticos sueldos de ejecutivo para ese añadido que ni siquiera pasa por una imprenta o una distribuidora. Además, intuyo que con una buena planificación previa, se puede meter todo en el mismo saco presupuestario que a la postre nos servirá para calcular lo que necesitaremos en contribuciones. Vamos, que en el global de un proyecto, tanto no cuestan las dos o tres ilustraciones extra que luego irán al PDF o la aventura de 15 páginas que las acompañarán. Eh, que los escritores en este país no usan tinta de oro, y menos en el rol.

Por elementos periféricos inocuos me refiero al merchandising: las chapas, las camisetas, los calendarios, los marcapáginas, los blocs de notas en blanco con el logotipo en la tapa, etc. Si lo que queremos financiar es un juego, con el trabajo que cuesta machihembrarlo y dotarlo de los extras de calidad y contenido que nos gusta a los roleros, ¿por qué destinar tantas energías en cosas periféricas que no tienen nada que ver con el acabado en sí? Yo soy de los que miran de cerca esas cosas por si me animo a participar en uno de estos proyectos, y cuando se veo que se pierden en detalles como "ponerle el nombre a no sé qué", "escribir el prólogo" o "poner una dedicatoria personal que llegará a todos los horares del globo" (entiénsase la ironía), se me cae un poco la moral. Lo que busco es que me digan que, si llegan a un montante determinado, me meterán más páginas con más contenidos, mejores y más variadas ilustraciones, reglas avanzadas, pantalla de serie, mejor encuadernado, mejores tapas o la garantía de una línea de suplementos que a mí, como mecenas, no me costará más dinero, y en físico. Nada de intangibles materiales.

Por eso no me decido aún a meterme en estas cosas. No por falta de confianza, que a los listos se les ve venir de lejos (al anterior post me remito), sino porque no acabo de sentir que mi inversión, como parte de un esfuerzo colectivo que puede dar la campanada, esté tan bien aprovechada como podría.

Pero no me hagáis caso, que de esto poco entiendo y hablo desde la vena del que, afortunadamente para mi salud mental, ve el circo desde la grada.

Os leo.
Crowdfunding: objetivos y objetivos Reviewed by Omar El Kashef on 13:30 Rating: 5

4 comentarios:

Sergio aka Tremandur dijo...

Yo he participado en tres mecenazgos... perdón, financiación en masa: Walkure, Ablaneda y La Puerta de Ishtar.

En los tres he tenido diferentes motivos y ninguno de ellos ha sido el aparecer en los créditos y el PDF. ¿Por qué? a mi no me gusta la notoriedad y el aparecer ne créditos, lo hago por inercia la verdad, de hecho, en La puerta de Ishtar estuve a punto de sugerir que no apareciese. Con respecto a los PDFs, siempre lo he dicho y creo que en algún sitio lo he dejado escrito, no entiendo cómo puede costar tanto un residuo del proceso productivo de un libro físico... porque, si no lo sabéis (y estoy casi seguro que no me equivoco porque así fue como tuve que enviar mi tesis a imprenta) antes de imprimir hay que generar el PDF final sin portada. Por tanto, todos los costes que dicen asociados a ese PDF son asumidos directamente en la venta del libro físico. Si no hay libro físico ni hay intención de que lo haya, ya me quejo menos.

En resumen, si entro en un crowdfunding es porque el producto me interesa y por cierto, no suelo mirar los intangibles, yo contribuyo en niveles que me ofrecen lo que busco, si por 35€ me ofrecen dos opciones, una con camiseta y otra sin camiseta... que quieres que te diga, el libro lo voy a disfrutar mas.

Un saludo

Omar El Kashef dijo...

Algunos productos no quedan redondos del todo y yo me pregunto si con destinar más tiempo y recursos a lo esencial en vez de a lo periférico no sería mejor tanto el resultado final como el precio objetivo.

Gracias por comentar ;)

josemasaga dijo...

Aunque soy muy cansino con este tema, yo creo que la malditos stretch goals han matado al método ransom, que me parece más justo y razonable. Porque, si ya has reunido lo que planeabas, hasta me parece inmoral seguir sumando pasta al proyecto. Los mecenazgos deberían parar en el momento en que se llegara a la cifra objetivo (el resto de gente se podría acoger a preventa).

Omar El Kashef dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, josemasaga. Siempre he defendido ese tema del límite de recaudación en los CF. ¿Me puedes contar algo más sobre el ransom?

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.