Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'Endymion', o el síndrome Lucas

El otro día acabé de leerme 'Endymion', el primer volumen de una pseudosecuela del bestseller 'Hyperion', de Dan Simmons. A falta de leerme 'El ascenso de Endymion', el segundo volumen que conforma la pareja, puedo apuntar ciertas conclusiones. La primera de ellas es que a este escritor le enctanta titular sus obras con palabras que terminan en "ion" (me viene a la cabeza la saga de 'Ilión').

Lo que me llevó a leer esta novela fueron dos cosas: el hecho de tratarse de una especie de continuación desnaturalizada de la saga de 'Hyperion' y por su fantástica primera frase, que habla directamente con el lector y, ya desde la primera letra, te tiende una trampa para seguir con la lectura: "Estás leyendo esto por razones equivocadas". Bueno, también influye el hecho de que Simmons me parece uno de los mejores escritores del momento, aunque, como averigüé con este libro, no carente de ciertas sombras.

Endymion arranca haciendo referencia a los singulares personajes de la saga que la precede, cuyas aventuras trancurrieron más de dos siglos atrás. Lejos de ser un mero apunte, tal referencia se convertirá en una constante en el desarrollo de la historia y los avatares de sus protagonistas, por no decir que 'Endymion' no sería poisible como historia de no haberse producido los acontecimientos narrados en 'Hyperion'.

Advierto: a partir de aquí puede haber spoilers de la saga 'Hyperion'.

Tanto es como decíamos antes, que los protagonistas serán Aenea, la hija del cíbrido Keats y Browne Lamia (a investigadora), A. Bettik (el androide que aparece en uno de los primeros relatos de 'Hyperion') y el propio Endymion, un joven pastor acusado de asesinato, por no hablar del propio Alcaudón, en un papel que pocos nos imaginaríamos tras acabar 'Hyperion'.

La historia podría definirse como un viaje, no solo físico, que lo es y mucho, sino existencial, de descubrimiento y de progreso, con el permanente aliciente de llevar detrás a unos perseguidores que no quieren que Aenea se convierta en la mesías que está destinada a ser. Con un gran sentido del ritmo, Simmons nos hará recorrer buena parte del Río Tetis, cuya peculiaridad en los tiempos de la Hegemonía del hombre era que recorría varios mundos interconectado por teleyectores (algo así como puertas de salto, stargates o portales al estilo Fading Suns). A lo largo de este periplo, seremos testigos de cómo ha cambiado el mundo desde que la humanidad desactivó de un plumazo los teleyectores al descubrir que las IA's los usaban para nutrir su propia existencia y planear el derrocamiento del hombre como especie dominante del universo. Mundos, antaño necesitados de la red espacial para su subsistencia, alimento o terraformación, se han convertido en páramos y parodias que la grandeza del pasado. Por si fuera poco, una especie de teocracia cristiana se ha hecho con el poder del la antigua Hegemonía y ahora gobierna desde el temor, la ignorancia y la superstición.

Sin embargo, no todo es lo que parece. El texto, amén de lineal en muchas ocasiones, aburrido en cuanto a que llega a pesar por el exceso de descripciones que muchas veces resultan innecesarias en el detalle, nos sumerge (a veces literalmente) en una peregrinación necesaria por alguna razón que solo "el arquitecto", un enigmático individuo al que busca Aenea, sabe (o eso creemos). Mundo tras mundo, iremos aprendiendo nuevas cosas sobre la trama y, en no pocas ocasiones, sobra lo relatado en 'Hyperion', llegando a la conclusión de que muchas de las cosas que allí dábamos por sentado no eran tales. Ése es el gran capital de este libro y, a la vez, su espada de Damocles.

Si bien el ritmo es sostendio y algunos de los giros emocionantes como pocos, esta novela dista mucho del nivel alcanzado con 'Hyperion', ya no solo por las constantes referencias a ésta, sino por la linealidad que se desdice con la enorme versatilidad narrativa a la que Simmons nos había acostumbrado en los anteriores libros. Uno no puede evitar la molesta sensación de que a lo largo de quinientas páginas recibimos información valiosa a gotas, rodeada de pilas y pilas de paja que podría haberse resumido en menos, llegando a la conclusión final de que el libro de veras se pone interesante en las últimas cien páginas. Uff, piensa uno también ante la perspectiva de que queda todo otro libro por delante. ¿Tanto solo para arrancar una historia? Aquí es donde, supongo, convergen las necesidades creativas con las puramente empresariales de una editorial que apuesta por vender dos en vez de uno.

En definitiva, 'Endymion', y siempre a falta de leerme la conclusión, no es una lectura tan obligada como la saga anterior, pero sí consigue su principal cometido, que es dejarnos un buenísimo sabor de boca y la sensación de haber invertido bien nuestro tiempo y nuestro dinero.

Lo mejor: haber logrado transmitir esa sensación de decadencia y desolación de un mundo que pudimos conocer en su mayor esplendor.

Lo peor: la necesidad de recurrir a las referencias de otra obra para engrandecer a esta otra, recordando el lastre que sufre la nueva trilogía de Star Wars respecto a la clásica, a la que se debe y de cuyos guiños se nutre, llegando a transmitir la idea de que no sería ni una película mala de nos ser por ellos. No es tan flagrante el caso de 'Endymion', pero sí algo preocupante.

Con todo, recomiendo esta lectura para los pocos que no lo hayan hecho aún, siempre que se hayan leído 'Hyperion', obra indiscutible del género e indispensable en cualquier librería amante de la buena ciencia ficción.

PD. Recomiendo leer estas sagas a cualquier fan de Fading Suns, porque es innegable que aquí encuentran buena parte de su inspiración argumental.
'Endymion', o el síndrome Lucas Reviewed by Omar El Kashef on 19:01 Rating: 5

4 comentarios:

nexodecaminos dijo...

bueno, estamos jodidos... me he saltado desde lo de spoiler porque soy de los q no han leíd Hyperion y esperan hacerlo algún día. De todas formas esta novela pinta muy bien (tambien me han recomendado Ilion, que por temática me atrae más, pero bueno)

Avatar dijo...

Caramba, pues ya tardas. Al menos te aseguro que pasarás mejor rato que con las Memorias de Idhún ;) El spoiler te habrá chafado un par de momentos chulos de Hyperion, pero aun así recomiendo la lectura. Merece la pena.

¡Gracias por comentar, nexo!

Nah dijo...

deberias de usar el "more" para poner esos "seguir leyendo"

no te saldria tan larga la pagina y asi la gente se evitaria los spoilers :P

Carlos de la Cruz dijo...

Que conste que Dan Simmons me parece uno de los mejores autores de ciencia-ficción del mundo; los moravecs de Ilión son los robots más carismáticos de la ciencia-ficción, por ejemplo ;).

Sin embargo, me da la impresión de que le cuesta terminar correctamente las sagas. El final de Hyperion me pareció excelente, igual que el final de Illion... y sin embargo tanto Endymion como Olympos me parece que terminan mucho peor. Sin negar la calidad de la narración ni la brillantez de las ideas, es como si al final fueran perdiendo empuje y terminan un poco sin aliento.

Aún así, Hyperion e Ilión siguen siendo dos auténticas obras maestras.

Un saludo,
Carlos

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.