Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'El niño con el pijama de rayas', cruel inocencia

Un buen día, Bruno llega a su casa y descubre que tiene que hacer las maletas para cambiarse de casa. La mansión en la que ha crecido deja de ser de repente su micromundo de juegos y aventuras, y se tendrá que enfrentar a un montón de novedades que le cambiarán la vida.

Así arranca este libro que, desde su publicación en castellano, lleva la impronta de "producto estrella" destinado a promocionar la adaptación cinematográfica que no he visto. Es curioso lo que pasa con estos fenómenos mercantiles que se venden como churros, en gran medida gracias al boca a boca del ingente número de trabajadores que cogen el tren o el metro todas las mañanas de camino al trabajo. De hecho, su escritura parece diseñada para este público que busca una evasión ajena a toda complicación intelectual. No quiero decir con esto que el libro sea simplón o malo por ser sencillo, más que nada porque la intención del autor es la de reproducir a lo largo de sus páginas los pensamientos de un niño de unos 8 años, con su aplastante lógica de las cosas y su perspectiva inmaculada de la vida.


'El niño con el pijama de rayas' es una historia tan sencilla como la forma en que está escrita. El protagonista nos va descubriendo a través de sus propios ojos una de las épocas más sórdidas de la historia reciente, y nos lanza una moraleja muy sencilla: todos somos iguales, y la intolerancia es uno de los vicios de la madurez.


La lectura de este libro se hace amena en todo momento, llegando incluso a pecar de celeridad en el devenir de los acontecimientos. Algunso lectores puede que echen en falta el desarrollo de algunas de las vertientes argumentales de la historia, por las que el autor pasa apenas de soslayo y que quizá podráin dar más juego a la historia. Otros, por el contrario, agradecerán ese "ir al grano" que no se pierde en disyuntivas que, por otra parte, resultarían poco naturales en la historia de los pensamientos de un crío. Yo, personalmente, habría preferido un término medio, pues me quedo con muchas ganas de conocer más a otros personajes y que me cuenten algo más del desenlace de sus historias particulares. Quizá deja demasiado a la deducción.


La vida de Bruno está llena de esos tópicos de infancia que a todos nos llevarán a recordar la nuestra, con nuestras pequeñas manías, las teorías que elaborábamos de cómo y por qué funciona el mundo como funciona, así como los miedos, los tabús los pequeños detalles que solo sabemos apreciar cuando nuestra visión de las cosas carece de ese velo de madurez que todo lo desenfoca.


En este punto se encuentra, quizá, el punto débil del engranaje. En ocasiones da la impresión de que Bruno peca de inocente cuando todos los indicadores que lo rodean deberían inducir pensamientos menos cándidos. A veces me ha dado la impresión de que el perosnaje reniega demasiado de las evidencias que tiene delante; creo que los críos son mucho más avispados de lo que se nos muestra en el libro, pero admito que es difícil juzgar la infancia cuando uno la ha dejado tan atrás. Es, sencillamente, un ejercicio de empatía que ya no sé acometer y que el autor ha hecho lo mejor que la adultez puede permitir.


No es un libro que pase a mi lista de indispensables, pero sí es una excelente excusa para pasar un rato agradable, disfrutando a partes casi iguales de la risible inocencia y la atrocidad del momento histórico en el que está enmarcada la historia. Recomendable, incluso para públicos más "friquis"; ideal para los demás.


Y, tomado prestado el método del amigo Nexo, os dejo con la cita me más me impactó y con la que estuve un buen puñado de minutos carcajeándome:


"Lo imitó a la perfección: juntó los pies y levantó un brazo antes de entrechocar los talones y articular co voz fuerte y clara -lo más parecida a su padre- las palabras con las que siempre se despedían los soldados:


-¡Heil Hitler! -Lo cual, suponía él, significaba algo como: "Hasta luego, que tengas un buen día".
'El niño con el pijama de rayas', cruel inocencia Reviewed by Omar El Kashef on 16:49 Rating: 5

2 comentarios:

nexodecaminos dijo...

¡Gracias por el enlace buen hombre!

La verdad es que esta historia no me atrae demasiado, he leído alguna que otra reseña más y parecen todas coincidir en lo que dices, que es un bonito one-hit-wonder, y basta.

Si cae en mis manos la leeré, parece medio interesante, pero no pasa a mi lista de pendientes :P

¡Buena reseña!

Avatar dijo...

Se puede decir más alto, pero no más claro ;). Gracias a ti por pasarte, Nexo

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.