Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

La leyenda de John Connor

Por PACOP

“[…] había un hombre que nos enseñó a luchar, a saltar alambradas de los campos, a convertir esas malditas máquinas en chatarra... cambió el mundo, nos sacó del abismo. Se llama Connor, John Connor, tu hijo Sarah... tu hijo que aún no ha nacido...” (Kyle Reese, 1984)

Las palabras de Reese no las escuché hasta que tuve unos once años, allá por el 91, cuando estrenaron Terminator 2. En aquel momento no sabía nada de lo que era un Terminator y, cuando la vi en el cine, me fascinó tanto que busqué como un poseso la primera en el videoclub según salí de la sala.

John Connor. La imagen que tenía de él (como supongo que todos) era la de un hombre curtido en la batalla, con una mente calculadora y fría. Exactamente lo que se necesita para combatir a una máquina: ser una máquina. Un líder con la nada despreciable tarea de mantener con vida a la civilización humana… eso sí, toda ella concentrada en algún sector de Los Ángeles, California (obviaremos ese típico detalle tan americano).

Y al menos así nos lo dejaban ver al comienzo de la segunda entrega de la saga: caminando por el pasillo de un bunker repleto de soldados, alguno herido. Como si de un ser superior se tratase, no podían ocultar la admiración hacia su persona a la vez que ejecutaban el saludo castrense a su paso. Después, asomado en el exterior del bunker, divisando los combates nocturnos a través de unos prismáticos. Ahí nos dejaba ver una profunda cicatriz, legado de algún tortuoso combate, que atravesaba su rostro. Ese era John Connor y Kyle Reese lo admiraba con pasión: “yo moriría por John Connor” le dijo a Sarah, cuando ella le pregunto por su hijo nonato.

Y ahora, al fin, vemos forjarse la leyenda. Ya quedó atrás la época de ver a un niño malcriado, hiperprotegido por su madre y siempre con un ángel protector metálico a su lado. McG ha hecho los deberes y ha rescatado a la franquicia Terminator del oscuro abismo al que Jonathan Mostow (La Rebelión de las Máquinas) y la serie The Sarah Connor Chronicles la habían condenado. Las casi dos horas de película nos sumergen en el profetizado futuro post-apocalíptico dominado por Skynet, pero donde la humanidad aún colea y está a la par de enfrentarse a una tecnología in crescendo exponencialmente.

En este marco argumental, Christian Bale interpreta a un apesadumbrado John Connor, que lucha con todas sus fuerzas contra lo que él sabe a ciencia cierta que es inevitable. Se ha estudiado bien el papel, porque hace de maravilla el del niño rebelde, intratable y, en determinados momentos, vanidoso (se marca alguna joyita con sus subordinados o sus superiores que se las trae) pero ahora trasladado a la edad adulta. Nada que ver que con el pánfilo interpretado por Nick Stahl en la "olvidable" tercera entrega.

Para darle vida al argumento, los guionistas nos traen la historia de Marcus Wright, un expresidiario que se cruza en la vida de Connor (el chico siempre rodeado de ilustres prohombres) y que, sin saberlo, marcará un punto de inflexión en la vida de este.

Interpretado por un tal Sam Worthington, recomendado por el mismísimo James Cameron, que le “utiliza” también para su película Avatar (de la que ya os habló… ¿Avatar?), Wright oculta un secreto que ni él mismo conoce, pero que será de suma importancia para el desarrollo de la historia. En un lance accidental, se encontrará con una de las claves de toda la saga: el joven Kyle Reese, interpretado por Pavel Chekov… digooo, por Anton Yelchin, y que aún es un superviviente más, pero con un corazón guerrero.

Mención aparte a la aparición estelar de Michael Ironside dando vida al General Ashdown, en otro de esos papeles de tipo duro a los que está tan acostumbrado. Y también, por anecdótico, el papel de Kate Connor, la esposa de John, interpretada esta vez por Bryce Dallas Howard (La Joven del Agua).

Desde luego que Terminator Salvation no marca un antes y un después en la saga, Pero es la película que tenía que haber sido Terminator 3. Una película que hará las delicias de todo fan de Terminator (al menos conmigo lo ha conseguido), cargada de buenos detalles, como esa cicatriz de la que antes hablé, y de alguna que otra sorpresa.

No os la perdáis.

La leyenda de John Connor Reviewed by PACOP on 23:27 Rating: 5

5 comentarios:

Milán dijo...

Los primeros adelantos de la peli no consiguieron despertar en mi demasiado interés, tras lo leído y visto en los últimos trailers... me muero de ganas de verla, fantástica reseña Pacop, gracias.

Max-Steel dijo...

Puff, la peli esta bien, patea a T3 (que no era dificil), tiene una trama interesante (que podían haber desarrollado bastante más) y mantiene la dignidad... hasta que llega ese final!

Menudo desastre, intentaré evitar spoilers pero vamos, me dio bastante vergüenza ajena solo el pensar minimamente los detalles médicos del asunto, sin entrar en el simplismo y la falta de gracia que tiene.

Salva esta peli a la saga del desastre? Sí. Podía haber sido mucho mejor? Sin duda.

Avatar dijo...

Hola Max, bienvenido. Estoy de acuerdo con que podrían haberse estrujado la sesera con un toque final menos cogido con pinzas... La complejidad médica de lo que hablas, en un hospital de campaña en pleno desierto... Pero bueno, quedémonos con la idea general y seamos generosos con la parte de "ficción" de la ciencia ficción.

Un saludo y gracias por pasarte.

Max-Steel dijo...

Gracias a ti por escribir más bien, me paso regularmente pero la pereza me puede para comentar :-/

Supongo que es una cuestión de gustos y expectativas. Para mí la peli empieza a decaer cuando Skynet sale hablando y contando su plan estilo malo de opereta (me habría gustado ver una cosa más alienígena, parece demasiado "humano". Además que su "plan" tiene unos agujeros importantes).

Aunque esté muy logrado y sea un guiño a las antiguas, no me acaba de cuadrar que salga Schwarzenegger como T-800. En la 1 y en la 2 está justificado que sea el mismo para reconocerle pero ¿que pasa? los hacen todos iguales? mira que aunque tengas un mal sistema de comunicación precisamente Arnold es bastante reconocible.

También habría sido un puntazo que hubiese algún giro o sorpresa en el guión. La historia que contó Kyle Reese podría haber cambiado con las acciones de T2 y así añadir algo de incertidumbre a la cosa.

En fin, lo que me da pena es que la peli tenía potencial para ser muy interesante y se queda solo en un producto de entretenimiento palomitero porque en Hollywood no querían arriesgar a hacer nada creativo con la saga.

Milán dijo...

Yo me lo he pasado en grande con la peli, me ha parecido un producto de ciencia ficción más que interesante y lo de que salga Arnold creo que es un puntazo, en cuanto a lo del final, si te doy la razón Max, demasiado cogido con pinzas pero por lo demás es más que correcta y permite abrir un nuevo horizonte en la saga de Terminator.

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.