Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

Godsmack - The Oracle - Crítica

Por Milán


What if I leave, could I still breathe
What if I breathe, could I still be
And if I leave, would I be me

Por fín se puede escuchar The Oracle, el esperadísimo nuevo trabajo de estudio de los Godsmack. Cuatro años lo separan de su exitoso IV, por lo que las espectativas son muy altas y más despues de que Sully Erna, vocalista de la banda, afirmase en el "making off" que al igual que Led Zeppelin tuvieron su punto culminante en Four Sticks y Metallica con su Black Album, ellos conseguirían lo mismo con su último trabajo.

En El Opinómetro no hemos querido esperar ni un segundo y ya lo hemos escuchado, de modo que os ofrecemos una crítica completa del tan ansiado trabajo. Adelanto, que nadie espere oír nada nuevo u original, The Oracle está concebido a la antigua usanza, es un álbum de riff, fácil escucha y como es costumbre, de una potencia brutal, me atrevería a decir que muy superior a la del anterior álbum. Esto puede despertar sensaciones encontradas, el cuarteto de Massachusetts se mantiene en su línea como se veía venir en el single de lanzamiento Crying like a Bitch, es decir, las canciones que componen este disco recuerdan mucho, quizá demasiado, a las de trabajos anteriores, ¿es esto malo? a priori no, gente como AC/DC llevan haciéndolo más de 30 años, pero por otro lado puede hacer ver limitaciónes técnicas, estancamiento de ingenio o directamente han llegado a un punto en el que no les interesa ir más lejos...

Veamos pues que nos ofrece The Oracle:

Crying like a Bitch es la encargada de abrir fuego, con un riff muy similar al de Speak del pasado IV, el grupo sigue en plena forma, guitarras entrecortadas, potencia y unos ritmos machacones que apenas sufren ninguna modificación a lo largo del tema.

Saints & Sinners (o como en principio se iba a llamar el álbum) abre con un estupendo riff de bajo que ve su continuidad en la sobresaturada guitarra de Tony Rombola, posee un buen estribillo además de un gran aporte vocal de Erna que va desde lo más desgarrado a lo más limpio.

War & Peace (Here we go!), otro tema con mucha mala leche, de nuevo sin demasiados cambios, no hay descanso ni tiempo para momentos melódicos, machacón y repetitivo en el buen sentido aunque puede resultar pesado.

Love-Hate-Sex-Pain un pequeño descanso, pese a tener momentos de mucha fuerza es un tema melódico con una buena dosis de protagonismo por parte de Sully, en la sección central Robbie Merrill ofrece unas lineas de bajo muy bien estructuradas. Mientras el tema se disipa el riff pasa a manos del teclado (uno de los pocos cambios que ofrece la canción), no es uno de los cortes más inspirados.

What If la cosa mejora y mucho, temazo, uno de los más trabajados, me encanta ese aire exótico del principio y las texturas que se van tejiendo a medida que avanza el tema. El in crescendo es una pasada y Sully Erna ofrece uno de los mejores y más inspirados números de su carrera. Es el tema más largo con una duración superior a los 6 minutos.

Devil Swing otro de los temas más originales que contiene el disco, con unas lineas vocales iniciales muy logradas y un gran acompañamiento por parte de la banda. La sección intermedia tiene un duelo pregunta-respuesta entre guitarra y armónica que culminan en un nuevo riff fantástico aunque demasiado corto.

Good Day to Die, buen tema aunque quizá muestra demasiado el estancamiento de ideas, el inicio posee un aire a I Stand Alone del célebre Faceless. Demoledor el riff entrecortado que acompaña la línea vocal cantada con rabia y contundecia. Buen cambio a mitad del tema aunque el solo sigue siendo más de lo mismo al igual que el tema que viene a continuación, Forever Shamed, que es un total relleno.

Llegamos al punto culminante del álbum, los dos últimos temas Shadow of a Soul con unos fantásticos arreglos vocales tanto líder, como de acompañamiento, muy bien trabajado y estructurado da paso a la sorpresa del disco The Oracle, temazo instrumental, cargado de riffs salvajes, solos y entradas a conjunto con una precisión milimétrica, grandioso y espectacular ritmo galopante tras el primer minuto acompañado de voces pasadas por efectos de radio (adoro estas cosas) que tras un par de solos, sube la adrenalina en una sección de acordes abiertos que nos conducen a la parte melódica del comienzo.


Podemos concluir con que Godsmack ha vuelto con un buen disco que no pasará a la historia por su originalidad, pero que si gustaron sus anteriores trabajos, este no tiene porque decepcionar sino todo lo contrario. Disco equilibrado, bien producido y muy trabajado aunque la pega (a mi modo de ver) es que suena a algo que ya se les ha escuchado demasiadas veces.

Godsmack - The Oracle - Crítica Reviewed by Milán on 19:00 Rating: 5

3 comentarios:

Avatar dijo...

Soy un animado seguidor de este grupo y muchas veces digo que si algo funciona, para qué cambiarlo. Últimamente me estoy dando cuenta de que eso está cambiando un poco en mí. Tiendo a aburrirme cuando algo es siempre más de lo mismo. Con tu excelente reseña en mente, escucharé el disco augurando que, en el peor de los casos, me quedaré como estoy.

¡Un abrazo!

Delfos dijo...

Soy un fan. Simplemente me encantan, y si esto es más de lo mismo, mejor que mejor. Me enamoraron con Voodoo, Serenity, Straigth Out of Line y tantas otras, así que este ya está en mi ipod, preparado para ser disfrutado.

Me estaba guardando este post en la recámara para leerlo con calma, muy bueno Milán, en tu línea.

¡Un saludete!

Milán dijo...

Bueno pues parece que no les puede ir mejor a los Godsmack, han debutado nada mas y nada menos que como número uno en la lista oficial de Billboard, además de en la lista de rock de los EEUU, y parece ser que la gente está muy contenta con el nuevo trabajo.

Gracias por pasar chicos

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.