Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

VIII. El clásico del mes - Henryk Górecki In memoriam.


El pasado 12 de noviembre de 2010 nos dejaba el gran compositor polaco Henryk Górecki, uno de los padres del minimalismo y uno de los grandes compositores de la segunda mitad del siglo XX como lo fueron Penderecki, Boulez, Nono o Stockhausen. Como siempre ha habido una escasa cobertura por parte de los medios de la noticia, aunque de haberse tratado de algún compositor menor como John Williams hubiesen corrido ríos de tinta.

La obra de Górecki abarcó gran variedad de estilos, aunque como ferviente católico, la música sacra predominó sobre el resto de su catálogo, estilo que rubricó con gran misticismo y espiritualidad. Su fantástico Concierto para clave op. 40, su Totus Tuus para coro a cappella o la enorme Segunda Sinfonía "Copernicana"para soprano, barítono, coro y orquesta, son solo algunas de sus grandes joyas, aunque la que en este momento nos atañe, eclipsó a todas y cada una de ellas. 

La Sinfonía nº3 también conocida como Sinfonía de las lamentaciones, fue compuesta en 1976 y de un modo contrario a lo que imperaba en cuanto a la vanguardia musical de la época, el compositor se decantó por una obra para nada abstracta y de un carácter tangible y cercano. Gorecki comenzó a gestar su obra hacia el año 1973 cuando llegó a sus manos un texto que describía el dolor de una madre por la pérdida de su hijo en la guerra. Ese mismo año  tomó conciencia acerca de un texto escrito en una pared de una celda de una prisión de la Gestapo, que escribió una jóven de tan solo 18 años que había sido allí encarcelada, este decía: "Oh mamá, no llores por mí, inmaculada Reina de los Cielos, socórreme siempre". El tercer texto era un lamento de la Virgen María durante la crucifixión de su hijo: "Mi querido hijo, mi predilecto, comparte las heridas con tu madre" [...] Con todo ello y su prodigiosa mente, el compositor tenía cuanto necesitaba para componer una de las más hermosas y emotivas obras de todos los tiempos.

I. Lento Sostenuto tranquillo ma cantabile 

Con una duración superior a los 26 minutos está constituido por tres secciónes. Escrito en forma de canon tiene su entrada en los contrabajos a los que se agrega un nuevo instrumento cada 25 compases. Tras este, entra la soprano con un maravilloso e introvertido canto, que da lugar al larguísimo descenso instrumental que poco a poco se va disipando.

II. Lento e largo - Tranquillissimo

"Quería que el segundo movimiento tuviera un carácter montañoso, no en el sentido del folclore puro, pero sí que recogiera el clima de Podhale... Quería que el monólogo de la muchacha pareciera como canturreado... por una parte casi irreal, pero por otro dominando a la orquesta". Estas eran las palabras del propio Górecki describiendo el segundo movimiento de su composición.

III. Lento cantabile semplice 

Dotado de una enorme complejidad interpretativa, el tercer movimiento de la sinfonía es una enorme amalgama de dinámicas ocultas tras un aparente estatismo rítmico-armónico, ornamentado por una preciosa melodía vocal. 

Sorprendentemente la grabación que realizó la London Sinfonietta bajo la dirección de David Zinman y la voz de Dawn Upshaw se las arregló para vender más de 2 millones de discos en todo el mundo, cosa realmente extraña tratándose de una grabación de música clásica, grabación que recomiendo altamente a todo aquel que no conozca esta maravillosa obra, pues todos deberíamos escucharla al menos una vez, aunque debido a la emotividad y amargura de la misma se hace compleja una audición habitual de la misma.

Sirva pues esta insignificante reseña a modo de homenaje a uno de los grandes compositores de la historia de la música. Descanse en paz. 


VIII. El clásico del mes - Henryk Górecki In memoriam. Reviewed by Milán on 13:17 Rating: 5
Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.