Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'John Wick' y la poesía de bajo fondo


Admitámoslo, Keanu Reeves es un mal actor. Es uno de esos proyectos fallidos de niño guapo destinado, en los años 90, a hacer comedias románticas que enamorasen a las mismas que luego creerían que 50 sombras de Grey es lo más parecido a la liberación sexual que no encuentran con su marido, el que ellas mismas han elegido por cierto. Finalmente, el bueno de Keanu acabó siendo uno de esos actores que yo llamo "cara palo", que apenas tienen dos o tres expresiones faciales en su registro interpretativo y valen para lo que valen y el resto mejor lo olvidamos.

El mérito de Reeves ha sido su capacidad de reinventarse. Finalizada la irregular trilogía de 'Matrix', hubiera cabido esperar que el actor hubiese muerto de éxito, y en cierto modo así fue. Desaparecido de las grandes producciones durante un tiempo, se rearmó como solo los supervivientes saben y encauzó su carrera hacia lo que hoy es un perfil bajo, pero solvente. Si nos olvidamos de la película de los Ronin (¿cuántos eran?), el caso es que se ha atrevido con la producción de algunos de los títulos en los que ha participado y ha vuelto a nuestra agenda cinéfila sin necesidad que Quentin Tarntino lo rescate del tubo criogénico donde descansa Disney.

Pero al grano. 'John Wick' me llega bajo la forma de tráiler que descubres en alguna red social gracias a algún iluminado que se hace eco de lo que jamás redundará en los medios de masas. Una película pequeña, de premisa simple, pero eficaz, que no aspira a más de lo que está ideada para ser: entretenimiento gamberro. En esta categoría incluyo títulos injustamente olvidados como 'Ases calientes', 'Crank: veneno en la sangre' o 'Payback'. En el caso de 'John Wick' tiramos de una fórmula que rara vez ha fallado desde los primeros Westerns: la venganza a raíz de un agravio muy, pero que muy injusto, para la cual solo hace falta una dosis de mala leche, incorrección política, cierta violencia explícita y lo que Keanu mejor sabe hacer: poner cara de palo mientras se cepilla a todo el que se le ponga por delante porque le han tocado los huevos. Exactamente el mismo recurso que hizo célebre a otro mal actor, Arnorld Schwarzenegger, pero que ha dejado tras de sí una tradición cinematográfica de bajo copete y alta dosis de disfrute. Van Damme, Norris, Stallone... ¿Qué sería de ellos, y de nosotros, sin un cine como el que ha moldeado a generaciones y generaciones desde los gloriosos 80?


Solo si vemos 'John Wick' entenderemos por qué una película condenada al videoclub preventivo se atrevería un un título tan extraño. ¿El nombre de pila del personaje protagonista? Vale, pero hay que ver la película para entender que John es "el cabrón que mandas para matar al hombre del saco", el que hace temblar a la misma mafia rusa, el que tiene tanto prestigio que ni la poli le molesta después de haberse cepillado a una docena de matones en su propia casa. Esta película, señores, es una bomba de efecto retardado, de las que te explotan sin darte cuenta y te embadurnan en esa poesía de bajo fondo que te deleita a poco que sepas reírte de los dramas de la vida. Y qué decir de las magníficas coreografías de tiroteo de las que hace gala. De algo le ha servido a su actor estrella el paso por Matrix; el que tuvo retuvo...

Lo reconozco: soy de los que disfrutan con un poco de gamberrismo en pantalla y el tratamiento sin complejos dela violencia, consciente de que algunas películas son como los mejores parques de atracciones. Con esta yo me he reído como pocas veces, he disfrutado con el A, B, C del cine de acción más directo y he hecho palmas con las orejas cuando he sabido que ya están preparando una secuela que iré a ver al cine con las correspondientes palomitas.

Y es que va a ser que no, que películas como esta no son subproductos del género destinados a públicos fáciles. Creo que producciones como esta son complicadas, no solo por el elenco de secundarios de lujo que manejan sin complejos, sino por la audacia de un guión que se mide tanto en los diálogos mordaces como en la puesta en escena, el ritmo y la más inteligente de las irreverencias.

Si no la habéis visto, corred insensatos, que no hay Mercenarios que se resistan al señor Wick. Eso sí, en VO mucho mejor y sin perder de vista la banda sonora, que es cojonuda en el peor de los casos.

De nada ;)

Mi valoración:
'John Wick' y la poesía de bajo fondo Reviewed by Omar El Kashef on 9:28 Rating: 5
Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.