Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

"Mi nombre es James Tiberius Kirk"

Recuerdo coo si fuese ayer los veranos en Trípoli, donde viví muchos años por razones de trabajo de mis padres. Los veranos eran especiales porque en aquel erial de entretenimiento solo se podía atisbar algo de mundo menos monótono cuando subían las temperaturas y, por alguna razón, podíamos sintonizar las cadenas privadas italianas desde la capital libia. Uno de mis mayores descubrimientos por aquel entonces fue la serie de Star Trek, que ya por los ochenta iba por su enésima reposición, en el late night de los jueves. Y hablo de la serie original, la casposa llena de decorados y cartón piedra. La misma que, entre otras cosas, me animó a soñar y a atesorar hoy unas aficiones que me definen y me conforman. Porque en mi caso, la imaginación, la ficción y la fantasía obedecían a una necesidad más cercana a la supervivencia mental que al mero entretenimiento, satisfacía (y satisface) una corriente interior que se ha pegado ya a mi código genético de forma tan íntima que me impele a negar y renegar cada vez que me dice alguien que por el hecho de gustarme lo que me gusta soy friqui.

Recuerdo que cada capítulo me obrecogía por la mezcla de futurismo y cuentos de las mil y una noches que me inspiraba, acurruado en el sofá y envuelto en una manta, junto a mi padre, tras lo cual nos enzarzábamos a hablar sobre las posibilidades infinitas del universo, los viajes estelares y temporales, la ciencia en la ficción, y las maravillas que podrían depararnos los soles lejanos en formas de distantes y enigmáticas civilizaciones.

No he podido evitar cierto sabor agridulce al ver el último trailer del film que J.J. Abrams nos tiene preparado de cara a mayo del año que viene. Por fin, después de tanta aventura, tanto acierto y tanto desvarío con una de las franquicias más longevas de la historia del cine y la televisión, volvemos la vista atrás, incapaces de estirar más el invento. Volvemos a los orígenes, a cómo es parida desde los propios astilleros la nave insignia de la Flota Estelar: la USS Enterprise. Cómo se forjan las personalidades de sus iconos indiscutibles. No cabe duda de que será otro derroche de efectos especiales, etallidos de frases ingeniosas y chulerías imposibles, lo cual espero que no eclipse el verdadero fin de la idea original de Gene Rodemberry: hacernos pensar, hacernos soñar y convencernos de lo diminutos que somos en un universo tan grande. Probablemente sea mucho pedir en el estado actual de la industria del espectáculo; recordemos que en los tiempos de la serie original aún estábamos a las alturas de que sorprendiese que se escogiera a una actriz negra para interpretar a Uhura en uno de los papeles permanentes de la serie y que su trasfondo se inspiraba en la Guerra Fría que mantenía enfrentado a medio mundo, paralelismo que se vio ratificado en 'Aquél país desconocido', que venía a cerrar el ciclo Klingon con el derrumbe de su imperio, como ocurrió realmente con el soviético a principios de los noventa.

La veré con mentalidad abierta, concediendo siempre el beneficio de la duda a Abrams, del que me considero algo admirador. Mientras, os dejo con el trailer. Ya me diréis qué sensaciones os inspira.


"Mi nombre es James Tiberius Kirk" Reviewed by Omar El Kashef on 15:02 Rating: 5

6 comentarios:

Milán dijo...

Nunca me ha llamado la atención la saga de Star Trek y la verdad es que personalmente el Trailer no ayuda mucho, lo único que me atrae es que J.J. Abrams sea el director de la misma.

PACOP dijo...

Ver un Spock tan fuera de si... no se... en las escenas en las que se le ve en este trailer, parece más chulo que el propio Kirk.

Coincido con vosotros en que lo único que me atrae es Abrams... porque el trailer me hace coger la peli con pinzas.

Avatar dijo...

Spock es Saylar, aí de claro... Sí, es una patada en el culo de Leonard Nimoy, pero esperaré a ver con qué nos sorprende Abrams. A priori a os digo: parece más bien una peli de adolescentes yanquis con juguetes caros que los inicios de la tripulación más insigne de la televisión contemporánea.

Carlos de la Cruz dijo...

Avatar, igual parecen adolescentes yanquis con juguetes caros... porque ese es el público objetivo de la película ;).

A mí sí me gusta la saga de Star Trek, y pienso que uno de los rasgos que la definen (y que se ha ido perdiendo con el paso de los años) es la visión optimista del futuro y de la evolución de la raza humana.

Si no tenemos algo de eso... pues no tenemos Star Trek, en mi modesta opinión.

Saludetes,
Carlos

Avatar dijo...

Pues antes de darnos por muertos al público objetivo que éramos cuando la Nueva Generación y los últimos coletazos de Kirk y compañía, deberían reflexionar un poco. Como dices, sería una lástima que se cargasen el espíritu original de la serie. Pero si es así, poco podemos hacer. Los tiempos mandan, y si quieren convertir a ST en un Star Wars... Ainssssss, en fin...

Anónimo dijo...

bueno, y xq james tiberius kirk tiene esos cortes o heridas en la cara,??? alguien sabe???

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.