Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'La red social', los genios no dejan de ser humanos


En una época en la que, quien más o quien menos, casi todo el mundo está enganchado a Facebook, no es de extrañar que más de un "forofo" de las redes sociales se haya dejado caer por alguna sala de cine para engrosar sus más de tres millones recaudados desde su estreno. Puede que, en comparación con otras películas, 'La red social' parezca poco rentable, pero es que tampoco pretende ser lo que muchos esperaban.

Más de uno de esos enganchados al "muro", se habrá dado cuenta de que la película cuenta algo más que la historia de una pandilla de niñatos obsesionados con colgar sus fotos, contar lo que están haciendo o exhibir sus gustos como si fuese el tenderete de un mercadillo. La peli es sesuda, compleja en su fórmula narrativa, aunque asequible en su mensaje. Digamos que es un relato en flashbacks, pero al revés, iniciándose con el pasado y recurriendo en ocasiones al momento presente. ¿Y qué es pasado y qué es presente? Pasado es que Mark Zuckerberg es un niño superdotado que se aburre en la universidad, donde apenas tiene excusas para manifestar su increíble genio informático, más que para hacer alguna que otra trastada. Pasado es que, en su momento, llamó la atención de gentes con ideas y dinero, pero escasa capacidad de plasmarlas en un script. Pasado es que Mark se apropia de la idea y la hace suya, aprovechándose de todo y todos los que le rodean para compensar su falta de autoestima. Pasado es que Mark es el creador de la red social más utilizada del mundo: Facebook.

¿Y cuál es el presente? Presente es que hoy es el millonario más joven del mundo. Presente es que todo el que se cruzó por su camino durante la creación de Facebook lo ha demandado por el presunto robo de la idea y presente es que, a pesar de todo, Mark es un triunfador y viva muestra del sueño americano: el triunfo bien merece dejarse a los amigos por el camino.

'La red social' pretende ser un documental dramatizado donde se nos muestran, de forma somera, los entresijos que escribieron una de las páginas más recientes de la Historia de los hypes. Si bien con algunas licencias argumentales para engrasar la narración, mete a todos los personajes reales que tuvieron algo que ver con el nacimiento de la red social y los engarza en un guión complejo, pero asequible a poco que veamos los primeros minutos con una mínima atención. El propio guión mantiene un constante ritmo que resulta entretenido en todo momento.

Mark Zukerberg, interpretado con solvencia por Jesse Eisenberg ('Zombieland') es el eje de la historia. Sin su genio, su personalidad y sus complejos no se podría comprender ni el relato ni el nacimiento de Facebook. El Mark que nos presenta la película es una persona superdotada que ha llegado al punto que sólo prescindiendo de los artificios sociales y morales halla interesante la vida. La moral y los sentimientos son pequeños inconvenientes que se interponen en una óptica vital puramente pragmática. No conozco al Zukerberg de verdad, pero todo lo visto me da un retrato creíble de lo que puede ser una persona excéntrica a la par que insegura. No en vano, el Facebook, tal como lo conocemos, no sería el mismo sin la intervención de Sean Parker, creador de Napster, quien reforzó los principios del propio Zukerberg al compartir con él sus pruebas y errores con sus proyectos pasados.


Facebook es el ansia de popularidad, la necesidad de estar en el centro del huracán y el anhelo de obtener el reconocimiento social por los únicos medios a disposición de su creador: la inteligencia, más que el carisma. De ahí que Mark sea tan reacio a vender su joyita, por la que muchos ya le han ofrecido obscenas sumas de dinero, sino porque es consciente de que sin ella no vale tanto socialmente. Es su tabla de salvación, su hábito de grandeza, y su mayor temor sería vender por un dinero que sabe que podría ser mucho más en un año o diez.

Otra de las cosas interesantes que presenta el film es que las grandes ideas surgen de las iniciativas más humildes y casuales. Y, como Apple, siempre hay conflictos personales, engaños e intereses que no vienen necesariamente premeditados, sino que surgen como consecuencia de las capas de casualidad que van pavimentando el camino de cualquiera. En este caso, todo empieza en un colegio mayor, y las raíces de Facebook están íntimamente ligadas al entorno universitario, el elitismo y las filias y fobias de su creador como un viento que erosiona y le da forma. El caso es que Mark en todo momento es consciente del filón que tiene entre manos y se impone unas exigencias que no admiten peros; "El servidor nunca puede estar caído". También resulta curiosa la forma en que Mark hacía las selecciones de personal para incorporar programadores a su equipo, así como la filosofía joven y dinámica de la empresa que hoy vale más de 25.000 millones de dólares.

En definitiva, un film correcto, entretenido y de guión muy solvente que hace una tarde. Una historia que nos recuerda que detrás de grandes gestas hay siempre personas pequeñas, emociones humanas, errores y anécdotas muy de andar por casa.
'La red social', los genios no dejan de ser humanos Reviewed by Omar El Kashef on 15:23 Rating: 5

2 comentarios:

Larkin dijo...

Yo me decidí a ver la película por el guionista, Aaron Sorkin (Creador de "El ala Oeste de la Casablanca") y la música de Trent Reznor (Nine Inch Nails) y Atticus Ross.

También añadir que el director es David Fincher. Seven, Zodiac, el curioso caso de Benjamin Button...

A mi me entretuvo y se me paso el tiempo volando, que ya es mucho para como está el panorama.

Avatar dijo...

Tú lo has dicho, Larkin. Gracias por completar la información :)

Saludos!

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.