Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

¿Y por qué debería celebrar el Día del Orgullo Friki?


No he celebrado el día del orgullo friki. Llamadme raro... o friki, pero paso. Respeto profundamente a quienes lo han hecho y lo seguirán haciendo, pero ese rollo no es para mí. Y eso que llevo toda la vida dedicando mi tiempo de ocio a cosas considerables como frikis, como los juegos de rol, los videojuegos, Star Trek, Star Wars, cómics, series frikis, camisetas frikis, juegos de mesa frikis... Pero permitidme que no milite en el frikismo, del mismo modo que paso de militar en la liga de la tortilla de patatas o el club de fans de Michael Hasselhoff por mucho que en su momento me cautivara el Coche Fantástico.

Puede sonar a rebuscado, pero siempre me ha parecido que esto de sacar pecho una vez al año por lo que te gusta y, al parecer, no es tan común en la sociedad que te rodea tiene tanto de reivindicativo como de excusatorio. Paso, de verdad. Llamadme raro, llamadme friki, pero yo vivo la vida en la convicción de que lo que hago es tan normal como cualquier otra cosa, y como no por ello voy a pasarme el año reivindicándolo, menos aún un día concreto que no sé quién ha escogido. No voy a salir de ningún armario porque nunca me escondí y porque creo que hay cosas más frikis que Doctor Who, como gastarse un millón de pelas de las viejas para hacerte un viaje y ver a 22 multimillonarios pegando patadas a un balón, rodeados de cien mil exacerbados con las caras pintadas y "cosplayizados" con camisetas, bufandas (aunque sea verano) y demás gadgets a tal fin.

Pero no nos desviemos. Suponiendo que admitiese darme golpes de pecho una vez al año por ser friki (que no lo soy; soy una persona normal con aficiones, como cualquiera), y porque lo friki es underground, y lo underground es perseguible, envidiable o las dos cosas, lo cierto es que lo friki está de moda. ¡De moda! ¿Acaso no hay mayor paradoja que esa? ¡Estamos abocados a la entropía! Se lo debemos a la peli de El señor de los Anillos, a Marvel-Disney, a Star Wars o a fenómenos como Juego de Tronos, que han mantenido un magma constante bajo nuestros pies y lo han hecho aflorar puntualmente, permitiendo que los que no sabían que eran frikis descubriesen su auténtica naturaleza. Ahora todos somos Jon Nieve o Daenerys Targaryen. ¡Todos somos frikis y siempre lo hemos sido!

Por eso, permitidme que no os felicite el día del orgullo friki. Porque no considero que sea nada de lo que enorgullecerse especialmente, la verdad. Me enorgullezco de mis logros, de mi hijo que acaba de llegar al mundo como quien dice, de mi mujer, de mis amigos y de lo bueno que haya podido ir dejando a mi paso. Me puedo enorgullecer de ayudar y dejarme ayudar, de vivir honradamente y no pisar a nadie para alcanzar mis aspiraciones. Pero lo demás... Valoro demasiado mis aficiones como para considerarlas bichos raros que deban revindicarse una vez al año cuando lo cierto es que son lo más normal del mundo. Los frikis, fijaos, son ellos. ¡Ellos! Ellos, que te miran raro cuando dices que juegas a rol y no son conscientes de que lo hacen todo el rato en su propia vida, y ya ni hablemos de la infancia. Todos somos o hemos sido soñadores que aspirábamos a ser el guerrero o la guerrera, el príncipe o la princesa, el alien, el aventurero... Y en el fondo seguimos aspirando a ello debajo de la pátina de edad adulta que nos mata lentamente hasta volvernos una barra más en el código.

Si ser friki es mantener un pie en esa playa de ilusiones, sí, llamadme friki. Pero permitidme que aspire a que eso sea lo normal y lo adusto, lo moña, sea lo que deba salir del armario una vez al año para explicar por qué, para ser más serio o aceptable, hay que ser gris.
¿Y por qué debería celebrar el Día del Orgullo Friki? Reviewed by Omar El Kashef on 20:26 Rating: 5

5 comentarios:

PACOP dijo...

Yo no he celebrado el día del orgullo friki tampoco. Quizá sea por mi naturaleza trekkie que, en momentos puntuales, se convierte en un acérrimo enemigo de Star Wars (y hater del episodio VII ��), no lo sé.

Lo que sí sé es que yo celebro el día del orgullo friki todos los días. Algo parecido a lo que dices tú, que nuestras aficiones son algo normal y no extraño... pero yo prefiero llamarme a mi mismo friki y llevarlo como bandera siempre, ya que el estereotipo de lo "normal", con el fútbol, la incultura política o la falta absoluta de interés por el futuro de uno mismo, es para mi lo aborrecible y me gusta enarbolar mi frikismo. Pero repito: todos los días.

Jon Nieve dijo...

¿Todos somos Jon Nieve? ¿Ahora ninguno sabe nada? ¡¡Yo me lo pedí primero cuando nadie conocía Juego de Tronos!!!

Yo tampoco lo he celebrado, llamadme raro también, pero que cada cual haga lo que quiera y disfrute como crea conveniente.
Y, permíteme un maldad: imagino que alguno de los "especialitos" que hay por ahí, estarán dándose de cabezazos por haberse convertido en tendencia/moda lo que les hacía tan raritos XD

Omar El Kashef dijo...

Malditos destructores del rol y la ilusión...

Manuel Fatela dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. Yo tampoco lo celebro ni nunca lo he hecho. Y desde que sigo La Frikoteca, he hecho mía una de sus frases, todo el mundo es friky de algo. Porque ser friky no es más que ser muy aficionado de algo. juego a rol, pinto miniaturas, juego a warhammer, veo todos los partidos de futbol americano de cada temporada y en tres ocasiones he ido a ver un partido en directo. Soy friky por todo eso o soy un aficionado/entusiasta de todo eso?
Lo que siempre he tenido claro es que no tengo que justificar mis gustos o aficiones, ni tampoco se lo he pedido a mis amigos o conocidos.
Como nos gusta poner etiquetas en esta sociedad en la que vivimos. Friky, homosexual, hipster, nerd, etiquetas que no sirven para definir lo que realmente somos, gente con gustos y aficiones diferentes y variadas, como las que tiene todo el mundo.

Por cierto, me ha encantado tu entrada.
Un abrazote, compañero

Omar El Kashef dijo...

Qué alegría leerte, Manuel :D Muchas gracias. Es que llevo años con esto en mente, cada vez que llega la fecha. Y has clavado lo de las etiquetas. Yo he llegado a un punto en la vida en el que estoy de vuelta de las etiquetas y opto por vivir la vida de una manera mucho más sencilla.

A ver si nos leemos más :) Abrazos.

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.