Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'Paranormal Activity', envoltorio de lujo y sustancia justita



Por Avatar

Ya os comenté hace un tiempo el revuelo que había montado una película amateur en el circuito cinematográfico estadounidense. Hoy por hoy, creo que la cosa tiene menos de amateur y mucho de planificación consciente por parte de la productora (la mano de Spielberg flota sospechosamente por ahí).

Concepciones extracinematográficas al margen, 'Paranormal Activity' es una de tantas, ya, que se monta al carro del falso documental o acción inmersa, como las famosas 'Cloverfield' o 'Distrito 9'. Estoy convencido de que tal proliferación no es casual. Las productoras están entendiendo que el cine, tal como lo conocemos, corre el riesgo que anquilosarse y pasar por la mente del espectador como una especie de sueño inocuo, sin más consecuencias que un cubo de palomitas más en el cuerpo y la sensación de que ha pasado dos horas fuera de casa más o menos entretenido. El cine de inmersión, como lo llamo yo, pretende dar un paso más allá e incluir al espectador en la acción misma, forzándolo casi a identificarse con lo que ve en pantalla y creando así un vínculo emocional que, si bien sabe en el fondo que es mentira, convierte el visionado de la película en una experiencia mucho más sentida e interactiva.

Una de las cosas que hace interesante este tipo de cine es la ausencia de actores conocido, lo cual refuerza sobremanera esa sensación que nos vincula íntimamente con los personajes que aparecen. Por cierto que los actores "desconocidos" que aparecen en ésta y otras películas de inmersión no tienen nada que envidiarles a los "consagrados".

'Paranormal Activity' lleva esta receta a rajatabla, tirando de todos los elementos de inmersión que consiguen convertir la experiencia terrorífica en algo realmente inquietante. Con unos efectos muy creíbles, nos cuenta la historia de una pareja que se ha mudado a una nueva casa. Al parecer, a la chica le vienen pasando cosas "inexplicables" desde la infancia. Ve figuras, nota el aliento de un ser invisible, siente que la observan. Así pues, el problema le es inherente, y nada tiene que ver con la casa. El novio decide comprar una videocámara para documentarlo todo e investigar el fenómeno. No obstante, un parapsicólogo que los visita al principio les aconseja que no "interactúen" con lo que sea que los acecha, pues eso podría alimentar más sus ganas de manifestarse.


A pesar de que muchos piensan que la primera mitad de la película es lenta y algo aburrida, creo que es razonablemente necesaria para ponernos en situación. Lo cierto es que los fenómenos extraños irán produciéndose en una curva creciente, noche tras noche, a lo largo de las cuales la pareja se grabará en todo momento, sobre todo mientras duerme. El gran mérito de la película es conseguir que nos retrotraigamos a nuestros miedos de infancia, cuando nos daba miedo poner los pies en el suelo, no fuese a ser que una criatura nos arrastrase desde debajo de la cama. Sea como sea, acabaremos con la vista clavada en un rincón de la pantalla, pendientes de cada ruido, cada paso y cada chirrido que pueda oírse durante la noche (y, creédme, se oyen y acojonan).

Toda situación de terror ha de contar con combustible para que, no sólo se perpetúe, sino que aumente de intensidad. Algunas veces basta con la mera voluntad de la entidad, que a lo largo del film nos van definiendo con retazos de información, aunque incompleta a todas luces. Otras, como en este caso, será la testarudez del novio la que eche gasolina sobre los rescoldos. Desoyendo los consejos de propios y ajenos, irá azuzando a la entidad" hasta que ésta se manifieste en los momentos más insospechados, pasando del mero susto (no os perdáis la secuencia de los polvos de talco en el suelo) a la agresión física. A mi modo de ver es un fallo reducir esta escalada a la poca cabeza de quien vive la situación, pues cualquiera con sentido común no tocaría una caja que tuviera un montón de carteles señalando que contiene nitroglicerina altamente inestable. Pero es que hacía falta el desencadenante y, ya fuese por falta de ideas, conformidad o lo que sea, éste llega con un halo de gratuidad que te deja, en el mejor de los casos, con cara de póquer.

Con todo, el ritmo de la película es muy inspirador, y la fórmula terrorífica eficaz hasta unas cotas notables, haciendo que los más aprensivos se encojan en la butaca y los menos tengan el trasero apretado, al menos de vez en cuando. Se hubiese agradecido un mayor desarrollo del trasfondo, pues al final nos quedamos con ganas de que nos aclarasen un poco más quién, qué y por qué (queda bastante cojo este apartado, la verdad), si bien es lo que conlleva la fórmula del cine de inmersión. Con todo, es una experiencia muy recomendable, sobre todo para verla con las luces apagadas y de madrugada (solos a ser posible).
'Paranormal Activity', envoltorio de lujo y sustancia justita Reviewed by Omar El Kashef on 10:58 Rating: 5

1 comentario:

Mavi dijo...

Sí, la primera parte es lenta y aburrida a más no poder. Se reduce a ver cómo los protagonistas se dan las buenas noches y corre el reloj mientras una puerta se abre o cierra ligeramente o una sombra cruza la habitación. Yo te aseguro que con diez minutos de escenas así ya me pongo en situación, y más sabiendo de antemano de qué va la cosa. Más pistas no necesito. Por eso la primera mitad es un pestiño. La segunda ya te hace saltar de la butaca, que es de lo que se trata. Para mi gusto, intrascendente y sobrevalorada.

Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.