Top Ad unit 728 × 90

Últimas opiniones

Opinión

'Brothers in Arms Hell's Highway', cuando todos los caminos llevan al infierno

Es muy difícil innovar en esto de los videojuegos en estos días en los que cada semana surgen nuevos lanzamientos que cada vez dan más de sí toda fuente posible de inspiración. El caso de los shooter en primera persona esto es un reto particularmente complicado con el que los distintos desarrolladores han sabido lidiar más o menos decentemente.

Primero fueron los shooter tal cual, en los que, como llevados por la mano de un ángel vengador posado en nuestro hombro, vamos limpiando zona tras zona de guerrilleros armados hasta los dientes y deseosos de fundirnos con un arsenal más que respetable. Luego llegaron esos en los que llevas a un grupo que vas encarnando secuencialmente para simular una especie de dinámica cooperativa y más realista. Con la genial franquicia 'Call of Duty' vino la dinámica cooperativa, pero incluida en la IA del propio juego, lo cual resultaba muy refrescante a la par que, en ocasiones, ridículo.

Y luego llegó, por resumir, 'Brothers in Arms', un shooter que cogía todos los elementos de sus predecesores y los reformulaba para transmitir un realismo táctico que pocos habían conseguido trasladar. La primera parte, que jugué en PC, nos llevaba, como casi todas, a los días de Normandía y el aterrizaje paracaidista tras las líneas enemigas, y recuerdo que me marcó por lo chunga que me pareció en su momento. El caso es que no era chunga, sino que mi cerebro no estaba sintonizado tanto con la nueva mecánica como con el concepto de ir con mi ángel vengador al hombro. Escogida esta última opción, pronto averigüé que lo mejor que podía hacer era darme por muerto.





'Hell's Highway' nos abre una segunda entrega en la operación Market Garden, el catastrófico intento Aliado de penetrar en Alemania a través de Holanda, que conserva la lógica argumental de la primera, los mismos personajes y sus crecientes traumas en la batalla. Está el desgaste del combate, las rencillas, los compañeros desaparecidos y todo elemento dramático digno de la mejor de las películas del género. Y es que éste es uno de los elementos más notables del juego, con unos interludios cinemáticos que te cuentan una historia e insertan la acción pura y dura dentro de un contexto narrativo que no hace sino multiplicar la experiencia. Seremos testigos de los fantasmas interiores de los personajes, especialmente aquellos del protagonista que llevamos, y cómo la guerra y sus luces y sombras inciden en la cordura y las relaciones interpersonales.

¡Si es que, antes de contar cómo se juega, el concepto ya vale su peso en oro!

El gran atractivo del juego, no obstante, reside en su jugabilidad. Como líder de pelotón, llevaremos a varios grupos de hombres, cada cual especializado en una forma de combate. Por ejemplo, tendremos a los muchachos de la ametralladora de posición (MG) que será ideal para coberturas y fuego de supresión. El equipo de bazooka será ideal para limpiar nidos de ametralladoras enemigos o puestos de artillería, del mimso modo que el equipo de fuego sostenido será una especie de cajón de sastre a medio camino hacia la MG, y el equipo de asalto ideal para flanquear o acabar de tomar una posició enemiga ya mermada por el uso combinado de los otros equipos.

No siempre contaremos con todos los equipos, sino que en cada escenario se nos facilitará uno, dos y hasta tres, con los que deberemos sacar el mayor jugo posible. La mecánica de juego es tan sencilla como realista. La filosofía se resume en divisar al enemigo, tomar posiciones tácticas adecuadas y lanzar fuego de supresión. Cada unidad enemiga tiene un indicador de "actitud". Si está en rojo, la unidad es agresiva y dispara con gran cadencia de fuego. Pero si le lanzamos fuego de supresión, la unidad pasará a gris, lo cual quiere decir que pasará más tiempo con la cabeza gacha que buscando a un yanqui que matar. Es en ese momento en el que habrá que aprovechar para falnquear a esa unidad y eliminarla (ya sea en solitario mientras los demás cubren, cubriendo mientras los demás atacas, y combinando las unidades disponibles a tu antojo).

Por extraño que parezca, los controles son sumamente sencillos e intuitivos. Con un solo botón se activará la cuadrícula de la unidad amiga que tengamos selecionada. Si desplazas la cuadrícula sobre el terreno, dicha unidad se desplazará a ese punto y tomará posiciones (se cubrirá tras parapetos o vehículos cercanos y disparará esporádicamente al enemigo más cercano). Si desplazas esa misma cuadrícula hacia el enemigo, aparece un símbolo en rojo, lo que quiere decir que pides a esa unidad que lance fuego concentrado de supresión sobre los malos, obteniendo los efectos de los que hablaba más arriba. Para hacer todo esto (y una vez te haces con los mandos es muy sencillo), tendrás que consultar asiduamente el mapa táctico, que te revela los detalles de la zona y, lo más importante, los lugares por los que flanquear las posiciones enemigas.

Las excepciones a este principio de juego se dan cuando, por razones de guión, vas solo o te montas en un tanque británico para ayudar a las unidades de infantería. Si bien en estos casos no cuentas con unidades de apoyo, los principios de cobertura y demás se siguen aplicando de forma muy adictiva. La lástima es que no se incluyan unidades de apoyo cuando vas sobre el tanque (llevar una escuadra de tanques podría ser la leche, como en los niveles similares de 'Call of Duty').

Este juego logra, con la mezcla de un excelente sonido envolvente, un excelente doblaje al castellano y un agobio casi real, trasladarte al teatro de operaciones europeo sin miramientos, con unos gráficos poderosos donde los haya y una concesión excepcional a la crudeza de la guerra, apartado en el que los desarrolladores no sehan andado por las ramas y nos han dado la posibilidad de "disfrutar" viend cómo una granada vuela literalmente en pedazos a un enemigo, o una bala afortunada le revienta la mitad del cráneo. Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo este vídeo para que lo veáis por vosotros mismos.







En el escueto lado negativo, sólo se me ocurre resaltar que a veces la IA se vuelve un poco tonta, sobre todo cuando pides a tus hombres que cambien de posición y esligen la ruta más comprometida para hacerlo, perdiendo a varias por una chorrada. También está el detalle de que, si pierdes a alguno de tus hombres, vuelve como por arte de magia en el siguiente punto de control, lo cual es una gran ventaja, pero resta enteros al realismo. Y, si bien el sistema de cobertura es muy interesante, pasando a una vista en tercera persona, siendo esencial para no recibir fuego enemigo, el hecho de no poder saltar o echarse cuerpo a tierra deja un poco pasmado habida cuenta del grado de detalle en otros apartados.

En definitiva, 'Hell's Highway' es uno de los iconos del género, que termina prometiendo una tercera entrega (supongo que ya en Alemania durante la ocupación de Berlín) y que nos deja un estupendo sabor de boca mientras lo juegas y, sin duda, cuando lo digieres después de pasártelo. Muy recomendable para gatillos serenos.
'Brothers in Arms Hell's Highway', cuando todos los caminos llevan al infierno Reviewed by Omar El Kashef on 11:37 Rating: 5
Algunos derechos reservados El Opinómetro 3.1 © 2014 - 2015
Con la tecnología de WordPress24x7

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.